El catalán en las aulas
Sociedad  /  Educación 21/06/2022

Joan Cumeras i Silvana Ballvé: "La docencia está agotada"

6 min

BarcelonaEste miércoles se acaba uno de los cursos más complicados en las aulas: la gestión del covid causó estragos en los centros después de Navidad, nueve jornadas de huelga en 3 meses encendieron los claustros y la reacción a la sentencia del 25% ha inquietado el colectivo docente. Hablamos con Joan Cumeras, director del Institut Santiago Sobrequés, de Girona, y Silvana Ballvé, directora de la Escola La Roureda, en Tordera, y representantes de sus territorios en la junta permanente de directores.

El Parlament ha aprobado una ley del catalán para responder a la sentencia que fija un 25% de castellano en la escuela, y esta ley dice que el uso de las lenguas se tiene que determinar por criterios pedagógicos y en función de la realidad de cada centro. ¿Cómo lo harán?

— Joan Cumeras: Nuestra realidad sociolingüística no es la que todos tenemos en la cabeza de Girona. Por suerte, la lengua vehicular continúa siendo el catalán en la inmensa mayoría de docentes, pero nuestros compañeros del área metropolitana nos hacen ver que la realidad es muy diferente de la que tenemos en Girona.

— Silvana Ballvé: Solo el 20% de los alumnos de la escuela tienen el catalán como lengua materna. La lengua vehicular en la escuela es el catalán, pero evidentemente si una familia no nos entiende en catalán, hablamos en castellano. No tenemos problemas: los chicos aprenden el catalán en la escuela y también el castellano. Es un problema político que tiene otros objetivos, en las escuelas no existe ningún problema de lengua. A veces nos encontramos con niños que no quieren hablar catalán, y supongo que es porque hay un mensaje en casa, pero lo arreglamos enseguida hablando con la familia.

— J.C.: Todos tenemos claro que es un problema político, de querer sacar rendimiento de esta situación. Nosotros podemos garantizar que los alumnos salen del sistema educativo con un grado de conocimiento del castellano, que es lo que parece que los preocupa, equiparable al de cualquier otra comunidad autónoma.

La ley establece que el castellano es curricular y el catalán es vehicular. ¿Qué diferencia hay?

— J.C.: Vehicular es la lengua de transmisión y curricular son los contenidos. Las películas, la bibliografía, las presentaciones o los tutoriales son a menudo en castellano y, por lo tanto, ya usamos el castellano en muchos momentos. Ya lo tratamos de manera curricular, pero no porque haya ahora esta normativa.

— S.B.: El castellano es la lengua materna en la escuela y, por lo tanto, tenemos que hacer inmersión con el catalán. Nuestro proyecto no cambiará. Como tenemos que garantizar que salgan con las dos lenguas, la vehicular tiene que ser el catalán para que lo sepan, porque el castellano lo conocen muy bien.

— J.C.: No nos parece pedagógicamente aceptable fijar porcentajes porque es perjudicial para los castellanoparlantes, porque si tienen el castellano en casa y en las redes, el único contacto con el catalán está en el centro. ¿A estas personas se les tenemos que dar más castellano? ¡Son las que lo necesitan menos! El contexto sociocultural de Girona ha cambiado mucho y este mundo paralelo de youtubers y tiktokers es todo en castellano. A la hora del patio, a pesar de estar en Girona, oyes hablar una cantidad de castellano muy superior a hace 5 o 10 años. Ahora nos encontramos la inmigración que viene de América Latina que te preguntan: "¿Por qué tengo que aprender catalán si en todas partes puedo funcionar perfectamente en castellano?"

¿Y que les contestáis?

— J.C.: Que para que tenga las mismas oportunidades que el resto y porque lo que no puede ser es hacer una sociedad separada. Espero que en Catalunya se continúe valorando que las personas entiendan y sean capaces de expresarse con las dos lenguas.

— S.B.: Siempre decimos a los niños en la escuela que tú no puedes decir nunca que no me gusta una lengua porque le estás diciendo a una persona que no te gusta aquella persona. Los niños no tienen ningún problema.

¿Esta aceptación del catalán ha cambiado a consecuencia del Procés?

— J.C.: Que el 80% de parlamentarios hayan apoyado una ley que quiere proteger el catalán con dos partidos concretamente que no son independentistas es muy importante. Ahora nos inquieta ver si a nivel judicial esto subirá de tono o no. Los jueces nos tienen que dejar tranquilos, porque todos tenemos un proyecto lingüístico que analiza socioculturalmente el entorno y que intenta dar respuesta.

¿Os sentís protegidos por la ley?

— J.C.: Como esto no se había judicializado nunca, todos creíamos que estábamos haciendo un buen trabajo, y nos avalan los resultados. Si ahora el departamento se hace responsable del proyecto lingüístico que nosotros hemos redactado, no seremos el eslabón débil. Ahora bien, ¡lo conseguiremos, eh!

¿Hay algún problema con empezar el curso el día 5 de septiembre?

— J.C.: Parece que mucha gente todavía se piensa que nos quejamos porque nos hacen trabajar más y en ningún caso es esto. Todos los docentes, el día 1 de septiembre, van a trabajar. ¿Qué es lo que nosotros no vemos claro de empezar el 5? No tener suficiente tiempo para no tener que improvisar.

¿Pero si las clases acaban ahora por San Juan y trabajáis en julio, no hay tiempo?

— J.C.: Este año justamente será difícil porque ha habido un cambio de currículum. Los últimos días de junio hacemos claustros y reuniones, las memorias, el traspaso de información... Los primeros días de julio, los institutos están llenos de gente, y a partir de la segunda quincena hay mucha gente que hace formación. Esto es como si cuando vas a comer al restaurante piensas que el rato que trabajan es cuando te sirven la comida. Se tendría que valorar mucho más el trabajo de los docentes, que trabajamos mucho los fines de semana. Nosotros empezaremos las clases el 7 de septiembre, pero irá muy justo. Tenemos seis líneas de bachillerato. El día 1 y 2 tenemos que hacer exámenes de septiembre, el 3 es sábado y el 4 es domingo, los alumnos tienen dos días para hacer reclamaciones.

— S.B.: En primaria es diferente: empezaremos el día 5, pero con jornada intensiva hasta las 13 h, hasta las 15.30 h comedor, y después una hora de extraescolares que ofrece la misma empresa que el comedor. Los docentes no encontramos nada mal empezar el día 5, pero no sabemos cuántos niños se quedarán por las tardes y se tienen que contratar monitores.

¿Vosotros no sabíais nada de que empezaríais el 5 de septiembre?

— J.C.: Lo supimos 15 minutos antes del anuncio del president por televisión. El mismo conseller comentó que lo quiso hacer así porque si hubiera hablado, los maestros le habrían dicho que no. Tampoco veo qué se soluciona, porque ahora los docentes continúan diciendo que no, y no porque no quieran trabajar, sino porque quieren trabajar correctamente.

— S.B.: Si hubiéramos podido hacer aportaciones, le habríamos dicho de empezar antes el septiembre del 2023, no este. El conseller ha tenido esta impaciencia de salir adelante y no ha escogido bien el momento. Venimos de tres cursos muy duros. Primero el de la pandemia, viendo a niños por la pantalla y niños que no sabíamos donde estaban, cosa que crea mucha angustia. Yo no dormía, me adelgacé cuatro kilos; todo el mundo se engordaba y yo me adelgazaba. Enviamos policía a buscar familias que no sabíamos ni si estaban. Después, el curso pasado, con todo tipo de protocolos, todos separados, sin vernos ni tocarnos. Y ahora la sociedad está enfadada y deprimida y ¿quién recibe todo esto? Nosotros hacemos de asistentes sociales, de psicólogos... A veces vienen padres enfadados y, aunque no sea conmigo, lo están pagando conmigo. Estoy agotada, y la docencia está agotada. Han sido muchas novedades de golpe. No es que sean malas ideas en si, porque soy capaz de coger distancia y ver cuál es el objetivo de la conselleria, pero este agosto pondré un contestador de vacaciones en el correo. No lo he hecho en 9 años.

— J.C.: Le dije al conseller que tendría que estar preocupado por la salud física y mental de los docentes. Hemos tenido que gestionar las angustias, que en el bachillerato hay muchas.

— S.B.: El conseller ha hecho un acercamiento hacia las direcciones.

— J.C.: Últimamente, viene a todas las reuniones y quiere saber qué está pasando. Y como con los sindicatos la negociación está rota, el nexo de unión ahora mismo entre administración y docentes somos nosotros, los directores, y tenemos que intentar que no se rompa. ¿Nos tendremos que amoldar al adelanto de curso? Forzosamente, nosotros somos profesionales. Ahora bien, ¿creemos que haría falta más tiempo para hacer las cosas con más garantías? Sí. Y esto sin entrar en el fondo de la cuestión.

¿Cuál es el fondo?

— J.C.: Catalunya destina un 3,6% del PIB a educación. En el conjunto de España la media es de un 4,6%, y esto quiere decir que estamos trabajando con un 25% menos de recursos que la media española. Y nuestro espejo son países como Finlandia, que destinan un 7% del PIB. Algo falla aquí y tenemos que hacer un replanteamiento de país.

— S.B.: Yo pediría la escuela inclusiva. Necesitamos maestros de educación especial, psicólogos, pedagogos... Tenemos escolarizados niños con autismo, trastornos de conducta, con altas capacidades... Hacen falta especialistas.

— J.C.: En un centro como el mío, de 800 alumnos, tenemos unos mil ordenadores, pero no tenemos ni un solo informático. ¿Qué empresa puede tener mil ordenadores sin un informático?

stats