Educación
Sociedad  /  Educación 07/03/2022

Ramon Grau: "El mal de la ESO es que lo que enseñamos no interesa a los jóvenes"

6 min
Ramon Grau, ninguno de currículum a educación de Barcelona

Después de cuatro décadas en las aulas y en las direcciones de dos institutos, Ramon Grau aceptó en 2019 dos encargos: escribir Educar per a la vida, que se acaba de publicar, y trabajar de subdirector general de Ordenación Curricular en el departamento de Educación, desde donde ha preparado los futuros decretos de los currículums que se desplegarán el curso que viene tal como marca la nueva ley de educación.

En el libro señala la contradicción de atribuir todos los males de la ESO a la innovación educativa cuando este enfoque es minoritario en los institutos. ¿Qué males tiene la ESO?

— El mal que tiene la ESO, y que no es específico de Catalunya, es que lo que enseñamos no interesa a los jóvenes. No encuentran sentido en la mayor parte de contenidos que están dentro de las materias, a pesar de que los profesores lo intentamos hacer bien y somos buenos profesionales.

¿Antes sí que había más interés?

— Mi padre me decía que estudiara para encontrar un trabajo, y ahora aunque estudies bien quizás no encontrarás un trabajo. El significado de la escuela ha cambiado profundamente. Antes la escuela era un instrumento de promoción social, y ahora no lo es tanto como antes. Ahora el entorno que rodea a los adolescentes les empuja en una dirección que no tiene nada que ver con la dirección en la que les empuja la escuela: el problema que hay, y que es internacional, es el divorcio entre los jóvenes y la escuela.

¿Los institutos no preparan para la vida, para este mundo cambiante?

— No del todo, porque muchos de los contenidos están desvinculados de la realidad social. Las materias son interesantes y explican el mundo, pero no lo pueden explicar todo. Un ejemplo: la sostenibilidad ambiental se estudia en clase de ciencias, pero analizando sus causas y consecuencias acabas hablando de economía y consumo.

De hecho, en el libro dice que se ha dejado perder una oportunidad al optar por una enseñanza basada en materias.

— Nos tenemos que plantear cambios, como la formación inicial, que tiene que ser más amplia y tiene que hacer ver que no se trata solo de ser un buen especialista, y si con el máster no hay bastante, hay que pensar si un MIR de maestros puede ser una solución. Y también se tiene que huir de explicar el tema 1, el tema 2, el tema 3. Los temas son solo la organización de una materia pero a los alumnos esto no les importa, porque no aprenden por temas, sino por intereses y motivaciones.

Sostiene que de todas las variables que inciden en los resultados académicos, la más relevante es el factor docente. ¿Qué se puede hacer para mejorar?

— Acompañarlo. ¿De qué sirve decirle a un profesor que lo hace mal? De lo mismo que sirve poner un 4 a un alumno. No quiere decir nada: simplemente certifica la muerte del difunto. Hay que acompañar, y a los profesores les tenemos que decir que el enfoque competencial es útil y que tienen recursos para llevarlo a cabo. Y también hace falta formación de centro, porque no queremos gente que corra maratones sola, queremos un equipo. Tenemos que conseguir que los claustros se planteen problemáticas en común y sean capaces de reflexionar para solucionarlas.

¿Qué diría a los que ridiculizan el aprendizaje competencial?

— Que se quiten el sombrero del sentimiento y se pongan el del raciocinio para entender qué es el enfoque competencial. Dicen que ninguneamos la memoria y vaciamos de contenidos, pero no es verdad. Lo que hace la enseñanza competencial es utilizar todo esto para entender y relacionar los contenidos y los problemas de nuestro entorno.

¿Por qué genera tanta polarización este debate?

— Porque es muy difícil aceptar la necesidad de cambiar. No estamos diciendo que los profesores no lo hacen bien, sino que tienen que hacer más cosas y tienen que cambiar su identidad profesional: un profesor dar grandes explicaciones y transmitir muy bien los conocimientos, pero el entorno ha cambiado y ahora se le pide también promover el trabajo autónomo, la creatividad, el pensamiento crítico o el trabajo en equipo, de forma que quizás lo que hacía ya no sirve y se siente atacado. El problema no es que los profesores lo hagan mal, el problema es que el perfil y las necesidades de los jóvenes han cambiado y ahora los currículums se adaptarán para que sigan enganchados a la educación.

¿Hay que asumir que siempre habrá alumnos que se quedarán por el camino?

— No. El fracaso escolar no se puede normalizar. A mí me hacía mucho mal ver que, aunque nos esforzáramos, a veces no podíamos dar respuesta a algún joven, pero no me resigno a pensar que esto es normal. Tenemos que ser capaces de que todos los ciudadanos tengan en la escuela su oportunidad, y los nuevos currículums se basan en la universalización, es decir, en ser un instrumento para el éxito de todas las personas. Quizás somos ingenuos, pero tenemos que trabajar para diversificar el currículum para que cada cual aprenda tanto como pueda. Los que son buenos aprenderán mucho y los demás aprenderán menos pero tendrán éxito y no les tenemos que echar del sistema. La buena noticia es que hay instrumentos para hacer los centros más inclusivos y podemos conseguir que en 10 años los centros sean inclusivos de verdad y hayamos reducido al máximo el fracaso y el abandono.

¿Qué incorpora el nuevo currículum para avanzar hacia allí?

— En la ESO se permite que los centros puedan trabajar por ámbitos para poder plantear los problemas de nuestro entorno.

Dice "puedan".

— Sí. No podemos obligar, porque eso lleva a la perversión. Si obligamos a los institutos a trabajar por ámbitos generaremos descontento y, además, no lo harán bien y será peor. Lo que hacemos es abrir carriles de autopista para quien quiera cambiar de carril, y ahora el departamento tendrá que poner todas las condiciones para poder hacer este cambio: más formación, acompañamiento, redes colaborativas, recursos. Además, el nuevo currículum permite tener una gestión autónoma de las horas, a pesar de que es una medida que ha recibido muchas críticas porque dicen que generará muchas desigualdades. ¡Pero si las desigualdades ya existen! Al contrario, esta franja de horas libres puede servir para compensar proyectos artísticos, porque si no lo hacen en la escuela no lo hacen en ninguna parte, o para dedicar más horas a las lenguas si su proyecto lingüístico no funciona, o para hacer tutorías y orientación para los jóvenes. Son horas para que los equipos directivos las dediquen a las necesidades que identifiquen, son un instrumento para acercar la realidad a los jóvenes.

Me resulta curioso que se critique tener más libertad.

— A mí me parece que es una buena noticia tener un recurso para buscar soluciones a una problemática curricular. Habría que preguntar a quien dice que esto no es bueno por qué lo dice. Entre las aportaciones que nos han hecho llegar los centros hay quienes piden eliminar estas horas libres.

¿Habrá cambios respecto al borrador?

— La tecnología pasará a ser común y habrá dos horas en 4º de ESO, y se recuperan la filosofía, las artes escénicas, la economía doméstica y la cultura clásica como optativas de 4.º

¿Qué es lo que peor le ha sabido de todo lo que se ha dicho estos días sobre el currículum?

— Que el debate se haya centrado solo en las horas de las materias, y no en cuáles son los aprendizajes que recibirán los alumnos, cuando es esto o que configura el modelo de joven y de sociedad que queremos.

En el libro dice que el currículum oficial no se llega nunca a hacer realidad. ¿Teme que ahora también pase?

— El currículum es un marco donde actuar. Es muy importante que ahora el departamento ayude a aplicar estos nuevos currículums y haga fácil la transición, sin presionar ni estresar a los centros.

Muchos docentes dicen que no hay tiempo para preparar el curso.

— Al día siguiente de que se publiquen los currículums saldrá el sol igualmente. No pasará nada. El currículum visibiliza unos carriles de autopista que antes no estaban. Ahora el departamento tendrá que facilitar que los centros cambien de carril. 

¿Hay algo que cuando era director pensara que la administración tenía que mejorar?

— No ayudamos suficientemente bien los centros. El sistema se aguanta por el trabajo de los centros educativos, los equipos directivos y los claustros. No los cuidamos lo bastante bien, no estamos atentos a sus necesidades. La responsabilidad de la administración es cuidar los centros y ayudarlos, y el currículum tendría que generar un espacio en el que sea más fácil hacer eso.

stats