Sociedad 04/04/2022

¿Cómo de extraño es el frío de los últimos días y qué tiene que ver el cambio climático?

Muy pocos episodios, incluso del siglo pasado, han registrado un frío tan intenso en abril

4 min
Fruiters regados para intentar proteger las flores este fin de semana en Ivars d'Urgell

BarcelonaLas heladas tardías no son un fenómeno extraño, pero el episodio de los últimos días ha sido realmente destacable. 124 de las 153 estaciones del Meteocat con más de diez años de datos han batido su récord del mes de abril. Si buscamos series algo más largas, los precedentes de temperaturas tan bajas en el cuarto mes del año son escasos.

En Lleida, con datos desde 1960, solo ha habido dos noches de abril más frías que la de sábado a domingo, ninguna de ellas durante el siglo XXI. Hay que ir hasta el 21 de abril de 1991 y hasta el 13 de abril de 1986 para encontrar temperaturas algunas décimas más bajas de los -1,8 ºC de domingo. Si añadimos los últimos diez días del mes de marzo, la cosa no cambia mucho. Curiosamente, el 21 de marzo de 2018 se llegó a -1,3 ºC en Lleida, pero el siguiente precedente de una temperatura inferior a -1 ºC ya es del 1985. En el aeropuerto de Girona, el récord de abril no cayó por una sola décima: el precedente en este caso también es del 1986, pero se produjeron temperaturas muy similares en 1996 y en 2001.

Este domingo la anomalía de temperatura en el conjunto de Catalunya llegó a ser de -7,4 ºC, si se cogen como referencia los datos de los últimos trece años. No ha habido muchos días en la última década en los que la temperatura se haya alejado tanto de la normalidad. La última vez que hubo una temperatura tan extrañamente baja en Catalunya fue con el episodio de frío prematuro de finales de octubre de 2018. Entonces la anomalía llegó a los 8 grados. Por la parte alta, el 3 de febrero de 2020 hubo 7,8 grados más de los que habría que esperar.

Anomalía diaria de la temperatura media en Catalunya
Media de las temperaturas medias diarias a partir de datos de 87 observatorios del SMC

El cambio climático

¿Qué implicaciones tiene el cambio climático en todo esto? Lo primero que hay que decir es que las heladas tardías eran más frecuentes antes que ahora. Los datos muestran con claridad que el hecho de que se bajara bajo cero en una ciudad como Lleida pasado el 15 de marzo pasaba con más frecuencia hace algunas décadas que no en las últimas.

Heladas a partir del 15 de marzo en Lleida por años
Número de días con temperatura mínima igual o inferior a cero grados

Como ya hemos visto, sin embargo, este episodio de frío es bastante excepcional, incluso si se tiene en cuenta el contexto de hace cuatro o cinco décadas en que el frío era más habitual, y hay un aspecto clave del cambio climático que lo hace más perjudicial para la agricultura: durante las últimas décadas las floraciones y las maduraciones se han avanzado. Hoy en día, una helada que llegue el 1 de abril se encuentra los árboles más floridos que hace 30 o 40 años.

Esto se sabe gracias a la dedicación de algunos observadores fenológicos como Josep Borrell de la Serra d'Almos, que durante décadas han estado anotando datos de floración, maduración, caída de hojas o llegada de pájaros. Hoy sabemos que de media las peras maduran 40 días antes de lo que lo hacían hace cuatro décadas; los albaricoques, 28; los melocotones, 22, y las manzanas, 21. Los olivos florecen 20 días antes que hace 45 años. Esto hace que ahora una helada el 1 de abril sea mucho más perjudicial que una helada el 1 de abril de hace algunas décadas. Desde el 2013, el Meteocat hace un trabajo muy exhaustivo de seguimiento de la fenología, con una extensa red de observadores pendientes de los cambios en la naturaleza.

La otra idea de cómo el cambio climático puede haber estado presente en este episodio de frío anómalo es más incierta y más compleja. Desde hace algunos años, algunos estudios apuntan que la corriente en jet podría estar retardándose. La corriente en jet es un pasillo de vientos que se produce en latitudes medianas y a una altura de unos 10 kilómetros. Se trata de una corriente que se mueve de oeste a este y que es básicamente fruto de la diferencia de temperatura entre las latitudes polares y las tropicales.

Cuando la corriente en jet se retarda, son más fáciles los movimientos de aire entre latitudes; es decir, es más fácil que el aire frío se vaya a latitudes más bajas y que el aire cálido se ensarte hacia lugares próximos al círculo polar ártico. El hecho de que el Ártico se caliente más deprisa que el resto del planeta provoca que la diferencia de temperatura entre los polos y las latitudes tropicales también disminuya, y esto nos llevaría a un escenario con una corriente en jet más débil y con más ondulaciones. Un tiempo más caótico que podría favorecer las situaciones de temperaturas extremas, incluso las de frío intenso.

Es imposible determinar si el cambio climático ha tenido algo que ver en concreto con el episodio de frío actual, pero sí que es verdad que en los últimos años hemos tenido finales de invierno bastante caóticos, con marzos más fríos que los febreros y nevadas a cotas bajas tardías. El 20 de marzo de 2018 cayeron hasta 12 cm de nieve en el Tibidabo, en la que fue una de las nevadas más tardías de la historia del Observatorio Fabra. El 2020 y el 2021 las temperaturas medianas de marzo fueron iguales o más bajas que las de febrero en el conjunto de Catalunya. Y el año pasado, a mediados de marzo y de abril hubo también dos episodios de temperaturas muy bajas para la época. El de abril fue especialmente destacable, y provocó anomalías de temperatura de más de 5 grados los días 16 y 17.

stats