Sociedad 12/07/2021

Antoni Sisó: "Si fortalecer los CAP va de construir módulos y carpas, no se ha entendido nada"

6 min
El presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC), Antoni Sisó.

BarcelonaEl ritmo que soporta la atención primaria es insostenible, alerta el presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar (Camfic), Antoni Sisó. El primer nivel asistencial está diagnosticando más de 20.000 contagios a la semana –estos positivos son solo un tercio de todas las pruebas que hace– a la vez que vacuna sin tregua en los centros de atención primaria (CAP) y en los puntos masivos de todo el país e intenta no perder de nuevo el seguimiento de la cronicidad y el diagnóstico de otras enfermedades. La gran transmisión comunitaria en el país ha forzado al departamento de Salud a desplegar la fase de mitigación –significa que ya es inviable rastrear todos los casos– y a aprobar el Plan Delta, una reorganización de la atención sanitaria que, entre otras cosas, implica no hacer tests a los contactos de positivos sin síntomas.

Los CAP están saturados.

— A mí ya se me acaban los adjetivos para definir la situación que vivimos. Ya no tenemos una curva de casos, es una línea vertical y tenemos que aplanarla como sea porque también aumentarán las hospitalizaciones. Desde que aparece la variante delta, que es mucho más contagiosa, reabrimos las relaciones sociales y retiramos la mascarilla, tenemos una incidencia de covid como nunca hemos visto. En las áreas urbanas, sobre todo en Barcelona, tenemos colas espectaculares y larguísimas de personas con síntomas respiratorios que necesitan hacerse una prueba y todos ellos tienen unas edades similares, entre 16 y 35 años. Y mientras recogemos este alud de diagnósticos, también mantenemos la vacunación. La situación ya es difícil de contener y necesitamos ayuda. 

Salud dijo que ahora los hospitales vacunarían y harían pruebas. 

— Si hay un hospital o un anexo que está vacío, adelante. No tenemos manos, sobre todo nos faltan enfermeras, así que todos los profesionales serán bienvenidos. Para hacer pruebas y poner vacunas nos hacen falta enfermeras. Como si quieren ponerlas las instrumentistas. Son enfermeras, ¿no? 

De momento, la quinta oleada ha frenado la recuperación de la presencialidad en las consultas.

— Hace solo tres semanas había centros que se planteaban cerrar algunos espacios covid y recuperar la visita presencial porque durante el 2020 hemos perdido el diagnóstico y la atención de muchas patologías. Los diagnósticos de cáncer de pulmón se han disparado porque hacemos más ecografías pulmonares debido al covid, también de ansiedad, pero hemos perdido muchísima detección de la hipertensión, la diabetes, de enfermedad renal crónica o del cáncer de mama. Este es el peaje para priorizar la atención al covid. Y a principios de junio, cuando parecía que la pandemia iba a la baja y podíamos recuperarlo, la variante delta ha entrado en la ecuación y nos ha llegado un tsunami que nos ha devuelto al punto de partida.

A diferencia del año pasado, sin embargo, ahora tenéis pruebas diagnósticas.

— Sí, entonces no teníamos PCR y ni siquiera existían los tests de antígenos, pero nunca nos quedamos con los brazos cruzados. Preguntábamos a la gente por sus síntomas y los categorizábamos por el grado de gravedad de afectación pulmonar con ecógrafos. Antes de que lo hiciera el ministerio de Sanidad, nosotros ya hicimos un estudio de seroprevalencia para ver cuánta gente estaba afectada y con cero euros. També hemos llamado a los contactos estrechos de los positivos porque la Agencia de Salud Pública estaba saturada. Hace meses que nos encargamos de la detección, el diagnóstico y el seguimiento clínico del covid; también lo hicimos en las residencias. Y en diciembre, cuando llegan las vacunas, nos hacemos cargo de la vacunación. 

La CAMFiC ha elaborado una guía con 15 puntos para la revolución de la atención primaria en la era pos-covid, entre los cuales reclamáis más presupuesto, más contrataciones y más control de la agenda. 

— La mayoría de las demandas se remontan ya a mucho antes de la pandemia. Si hacemos un relato cronológico de los hechos, nos trasladamos a 2018, a una huelga muy importante y altamente secundada por médicos de primaria de toda Catalunya, en la que no se pide más dinero, sino mejores condiciones laborales. A lo largo de 2019, el actual conseller de Salud, entonces director del Instituto Catalán de la Salud (ICS ), intenta poner remedio con más contratación de profesionales. Pero no se llegaron a conseguir la mayoría de cosas que se pedían, entre otras cosas, porque profesionales no había. Y en 2020 llega el covid y estrangula a una primaria que ya está muy tensionada. 

Decís que en Catalunya hacen falta entre 900 y mil médicos de familia.

— Y no los tenemos. En 1996 el 43% de las plazas MIR en el Estado eran de médico de familia y en 2021 son el 21%. En 25 años hemos perdido quince puntos porcentuales, mientras que el resto de plazas MIR se han disparado. Claro que es normal: ¿cuántos médicos de familia hay en las universidades para explicar la medicina que hacemos en la primaria? Poquitos. ¿Catedráticos? No hay ninguno. Y profesores titulares en toda Catalunya solo hay cuatro, literalmente. La profesión no es visible en el grado.

Pero los políticos se llenan la boca diciendo que la primaria es el eje vertebrador del sistema.

— Y es cierto y hay que hacerlo real. Somos el centro del sistema sanitario porque garantizamos la atención universal y gratuita y hacemos sostenible el sistema. Ojalá un día consigamos que la clase política de primer nivel, la económica y los grandes empresarios mediáticos vengan a un CAP. Ese día habremos triunfado, porque solo se puede valorar y querer lo que se conoce. De momento, ya basta de diagnósticos y de hojas de ruta para la primaria que siempre se quedan en un cajón. Queremos hechos tangibles y evaluables. 

¿Como por ejemplo?

— Que pongan 100 plazas MIR más de médicos de familia para el 2022. ¿Esto resuelve el problema a corto plazo? No hasta dentro de cuatro años, pero es un gesto político que proyecta ganas de entender el problema y poner las herramientas para resolverlo. Que convoquen un concurso con 4 millones de euros para financiar proyectos de investigación. El doctor Argimon es socio nuestro y creo que tiene toda la predisposición al diálogo, pero los médicos también tenemos memoria y hemos visto en los últimos 14 años a muchos consellers y muchos intentos fallidos de cambio. 

Hablando del conseller, la semana pasada presentó su plan de gobierno para los próximos cuatro años y una de sus prioridades es fortalecer la atención a la salud mental.

— El 80% o más de los problemas de salud mental se detectan, diagnostican, tratan y se acompañan desde la primaria y no desde los centros de salud mental o los servicios de psiquiatría hospitalarios; pero también la violencia machista. Los determinantes sociales, económicos y culturales pueden detonar en un problema de salud y nosotros, como médicos de familia, estamos en una posición privilegiada para abordarlos. Si toda la gente con problemas de salud mental tuviera que ir al psiquiatra, seríamos la sociedad psiquiatritzada de Woody Allen. Pero este es el modelo norteamericano, no el nuestro. Aquí tu médico de familia no te dará el alta nunca. Si no te fías de él, cambiarás de médico hasta que encuentres uno con el que tener un vínculo de confianza, porque la fuerza de la primaria es este vínculo. 

Para hacerlo hacen falta recursos económicos y materiales.

— Evidentemente. Este 25% del presupuesto en Salud que se tiene que destinar a la primaria es una cifra que hace años que defendemos. Actualmente está en el 14,5%. Si realmente se quiere transformar la primaria como dicen, nos hacen falta más médicos, enfermeras y auxiliares, pero también nuevos profesionales como psicólogos, nutricionistas y fisioterapeutas. También hay que mejorar y modernizar las infraestructuras, porque hay CAPs con mobiliario preconstitucional, por decirlo de alguna manera, o que no tienen ventanas para airear las consultas, ni espacios para poder hacer talleres o preservar la intimidad y la confidencialidad. Cuesta poco construir un hospital, ¿verdad? La pandemia ha demostrado que es cuestión de meses y dinero. 

Desde el CatSalut dicen que ya se ha hecho una inyección de recursos para fortalecer la primaria.

— Sí, de 300 millones de euros en tres años de un presupuesto de 11.000 millones de euros. ¿Y a qué se están destinando? A construir módulos prefabricados que no tienen ni ventanas o carpas. Si el fortalecimiento va de esto, los gestores no han entendido nada. Esto no es un plan de refuerzo, ni mucho menos de transformación, sino de contingencia. Un rescate.

También abogáis por una mayor autonomía de los equipos.

— Por supuesto. El director de un equipo de primaria tiene que ser un líder, un gestor, y tiene que tener la posibilidad financiera de comprar él mismo la atención especializada. Si tienes que enviar a un paciente a un cardiólogo, tienes que poder elegir dónde va, porque quizás un hospital no te da buen servicio y otro sí. Y esto implica disponer del dinero para la contratación. Eso sí sería una auténtica revolución, que puede generar enfrentamientos con otros sectores sanitarios, pero que se tiene que hacer. Probémoslo en un entorno limitado, en un territorio no muy grande y démosles de margen 24 meses. Saldrá bien, seguro que sí.

stats