Salud
Sociedad  /  Salud 20/06/2022

La demanda de ayuda para dejar las drogas vuelve a crecer después de la pandemia

El consumo es tres veces más elevado entre las personas con ingresos económicos bajos

3 min
Substàncies adictivas, drogas

BarcelonaEl consumo de cocaína ha repuntado, y el alcohol, el tabaco y el cannabis se mantienen como las drogas más normalizadas: causan el 60% de las urgencias hospitalarias relacionadas con los estupefacientes y son especialmente problemáticas en personas jóvenes. En cambio, el uso de la heroína continúa a la baja. Después de un año con información escasa sobre las adicciones en Catalunya debido al impacto del covid en el comportamiento de la población y en el acceso a los servicios sanitarios, que supusieron un freno para los tratamientos de las toxicomanías, los datos del 2021 evidencian que la demanda de ayuda para salir de una drogodependencia va reavivando progresivamente y ya se acerca a los valores prepandémicos: el año pasado se registraron 13.423 peticiones a la sesentena de centros de atención y seguimiento (CAS) habilitados en el país, un 18% más que el 2020 y una cifra muy similar pero todavía inferior a la del 2019 (14.528). Según el subdirector general de drogodependencias del departamento de Salud, Joan Colom, la principal duda es si la bajada se mantendrá o si, en cambio, se volverá a cambiar la tendencia porque la reducción solo estaba asociada a la menor sociabilización derivada del confinamiento.

Estas son las principales conclusiones del informe del Observatorio Catalán de Drogas para el 2021 de la Agencia de Salud Pública de Catalunya, una herramienta que monitoriza el consumo y el impacto sanitario y socioeconómico de las toxicomanías desde el 1990. En concreto, se vigila de cerca el comportamiento de la gente hacia el alcohol, la cocaína, el cannabis, la heroína, los fármacos con potencial de abuso, como los hipnosedantes y los opioides, y las adicciones a pantallas o ludopatías, por ejemplo. Con estos resultados, se estiman tendencias de consumo.

La secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas, ha destacado la "recuperación de la actividad asistencial de los centros especializados en el tratamiento de las adicciones en Catalunya" y ha subrayado la necesidad de trabajar los determinantes sociales como la precariedad laboral o la pobreza, puesto que un 16% de las personas que piden ayuda especializada tienen unos ingresos económicos muy bajos. "La prevalencia de drogodependencias es tres veces más alta en rentas bajas que en altas, y es importante trabajar en esto no desde la estigmatización sino al revés, entender que estas personas con menos ingresos necesitan más ayudas", ha explicado. Entre el 30% y el 50% de los usuarios de estos tratamientos tienen niveles educativos bajos y cinco veces más paro que la población general. La heroína es la droga con más sesgo socioeconómico: el 17% no tienen un alojamiento estable, el 12% están en la prisión, el 51% tienen niveles educativos bajos y solo un 15% trabajan.

El alcohol, el "foco importante"

El alcohol es la droga que motiva más solicitudes de tratamiento desde los años noventa (representa el 44% de todos los tratamientos iniciados el 2021), seguido de la cocaína (24%), cuyo consumo ha aumentado los últimos años, incluso en las narcosalas supervisadas. Además, es la segunda droga más decomisada en Catalunya por la policía, cosa que indica una alta disponibilidad en el mercado. El cannabis, la droga más consumida entre los jóvenes (el 17% de los estudiantes de secundaria de entre 14 y 18 años de Catalunya afirman haber fumado en el último mes), supone el 14% de los tratamientos. En cambio, el número de peticiones de tratamiento por adicción a la heroína sigue disminuyendo por cuarto año consecutivo y supone el 9% del total de inicios de tratamiento. El tabaco, con un 3%, es minoritario en esta red, pero no porque haya pocos fumadores, sino porque la inmensa mayoría piden ayuda a los centros de atención primaria (CAP). Sin embargo, hay que tener en cuenta que más de la mitad de las personas que solicitan empezar un tratamiento consumen más de una droga.

Colom ha admitido que el alcohol es el "foco importante" de preocupación tanto entre adultos como entre los jóvenes, sobre todo porque está normalizado y se reproducen patrones de padres a hijos. La mayoría de usuarios de CAS tienen más de 40 años, si bien acostumbran a llevar dos décadas bebiendo, y sobre todo son hombres (74%). Ahora bien, uno de cada cinco menores de edad admite que se ha emborrachado en el último mes y, a diferencia de los adultos, las chicas consumen más que los chicos en edades iniciales, entre los 14 y los 16 años. De hecho, más de la mitad de las urgencias hospitalarias motivadas por drogas son por alcohol (54%) y, de estas, el 7% corresponden a menores de edad. El 14% restante son por uso abusivo de hipnosedantes y el 11% por la cocaína.

4.893 atenciones en los servicios de reducción de daños

Los 38 servicios de reducción de daños de Catalunya han atendido 4.893 personas, básicamente consumidores de cocaína y heroína. El porcentaje de hombres llega al 90% y más de la mitad son extranjeros. Muchos, además, tienen una situación social muy precaria. Estos servicios tienen como objetivo disminuir las consecuencias negativas y facilitar el acceso a su tratamiento.

Además, 2.489 personas se beneficiaron el 2021 de las 14 salas de consumo supervisado que hay en Catalunya. Estos consumos son seguros y permiten prevenir infecciones graves como el VIH y las hepatitis, además de evitar muertes por sobredosis.

El 2021 también se atendieron 176 sobredosis en las salas de consumo. Ninguna llegó a ser mortal.

stats