Arqueología

Descubren cómo los denisovanos sobrevivieron a la edad de hielo

Los fragmentos de huesos de animales de una cueva en la meseta tibetana revelan cómo prosperaron en un clima duro

Carl Zimmer / New York Times
4 min
Imagen de la cueva Baishiya Karst

La cueva kárstica de Baishiya no es un lugar fácil para llamar su casa. Está ubicada en una pendiente rocosa y escarpada en la meseta tibetana, a más de 3.200 metros de altitud, donde el oxígeno es escaso y el clima frío y seco. Pero una serie de expediciones a la cueva en los últimos años han demostrado que era el hogar de una de las ramas más misteriosas de la humanidad: un grupo de personas parecido a los neandertales llamados denisovanos. Desde el 2010, los científicos han dibujado una imagen borrosa de denisovanos a partir de sólo tres dientes, varios fragmentos de hueso y restos de ADN. El misterio ha envuelto gran parte de su existencia, especialmente su comportamiento.

Pero los investigadores que han excavado unos pequeños agujeros en la cueva kárstica de Baishiya han descubierto una gran cantidad de pistas sobre los denisovanos. En un estudio publicado en Nature, informan que durante más de 100.000 años los denisovanos cazaron una amplia gama de animales en la meseta tibetana, desde ovejas hasta leopardos de las nieves e, incluso, águilas doradas. Los denisovanos no sólo se comían los animales, sino que probablemente aprovechaban su piel para abrigarse.

Las primeras evidencias de denisovanos aparecieron unos 2.200 kilómetros al noroeste de este lugar, en la cueva de Deníssova, en Siberia. El ADN de un solo diente y un hueso rosado demostró que el grupo pertenecía a un linaje diferente de los humanos modernos y de los neandertales. Más tarde se descubrió que millones de personas vivas llevan algunos genes denisovanos, lo que indica que los humanos modernos se cruzaron con ellos, junto a los neandertales, antes de que ambos grupos desaparecieran.

La cueva tibetana había sido un santuario budista durante siglos. En 1980 un monje que vino a rezar encontró una parte de una mandíbula en el suelo. El ejemplar acabó en el cajón de un museo durante años hasta que Dongju Zhang, arqueóloga de la Universidad de Lanzhou, le echó un vistazo más de cerca. La mandíbula parecía humana, pero no tenía algunas características clave, como una barbilla prominente. Y los dos molares todavía arraigados en el hueso eran más grandes que los dientes humanos. Zhang sospechó que podría ser denisovó. Así que ella y sus colegas buscaron ADN en la mandíbula tibetana, sin éxito. Tuvieron más suerte cuando buscaron proteínas de colágeno.

Entonces, los científicos compararon la estructura de las proteínas con los genes de colágeno de los humanos modernos, los neandertales y los denisovanos. Lo más parecido fue el gen Denisovan. En 2016 la doctora Zhang empezó a dirigir expediciones a la cueva para aprender más. En exploraciones más recientes, su equipo cavó un par de agujeros de seis pies en el suelo de la cueva. Las expediciones revelaron que la mandíbula debió tener más de 160.000 años. El sedimento también produjo cuatro fragmentos de ADN denisovano. El más antiguo provenía de una capa que se formó hace aproximadamente 100.000 años, y el más joven de una capa que se formó hace entre 48.000 y 32.000 años.

Humanos modernos y denisovanos

Si esto fuera cierto, plantearía la tentadora posibilidad de que los humanos modernos y los denisovanos tuvieran contacto en la meseta tibetana. Los arqueólogos han encontrado hojas de piedra en otros lugares de la meseta que tienen al menos 30.000 años de antigüedad y características de los humanos modernos. Cuando Zhang y sus colegas excavaron más a fondo, también encontraron miles de fragmentos de huesos en los agujeros. Pero no tenían ni idea de la especie a la que pertenecían las prendas. Trituraron las muestras y encontraron suficiente colágeno para identificar a 2.005 huesos. Uno de ellos, un fragmento de costilla, contenía colágeno de un Denisovan. La costilla provenía de la misma capa de sedimento que produjo el ADN denisovó más reciente.

Samantha Brown, una científica antropológica de la Universidad de Tübingen en Alemania que no ha participado en el estudio, explica que encontrar tanto el ADN como la costilla en la misma capa apoyaba fuertemente la existencia de denisovanos en un momento tan reciente en Tíbet. "Este es un descubrimiento tan emocionante", dice. Por otra parte, Tom Higham, un científico arqueológico de la Universidad de Viena, afirma que es lamentable que el equipo de Zhang no hubiera podido encontrar ningún ADN en la costilla, ni encontrar carbono que pudieran utilizar para determinar con precisión edad. "Para mí, es una decepción considerable", lamenta.

Huesos de animales

Los investigadores concluyeron que los otros 2.004 huesos pertenecían mayoritariamente a animales que los denisovanos llevaron a la cueva. Muchos de ellos muestran marcas de corte que indican que fueron masacrados. Parece que los denisovanos favorecieron a las ovejas azules, una especie que aún vive hoy en la meseta tibetana. Pero los denisovanos también cazaron otros carnívoros y aves rapaces.

Frido Welker, antropólogo molecular de la Universidad de Copenhague y uno de los socios de investigación de Zhang, asegura que la evidencia en la cueva kárstica de Baishiya apuntaba que los denisovanos se adaptaban con éxito al altiplano tibetano finos y todo durante la edad de hielo. "Los denisovanos no estaban accidentalmente un día al azar", dijo. "Lograron mantenerse ahí fuera durante mucho más tiempo, lo que dice algo sobre su resiliencia".

stats