Cultura 06/10/2021

Sílvia Ferrando, nueva directora del Institut del Teatre: "Necesitamos huir totalmente de las cazas de brujas"

7 min
Directora del instituto del teatro Silvia Ferrando

BarcelonaSílvia Ferrando asumió la dirección del Institut del Teatre (IT) el julio pasado, después de ganar el concurso público de la Diputación de Barcelona. Directora de escena, dramaturga y profesora del centro desde 2007, Ferrando coge las riendas de una institución que todavía tiene muy presentes los casos de abuso de poder y acoso sexual que salieron a la luz el febrero pasado, a raíz de una investigación del ARA.

¿Cómo se ha encontrado la casa? ¿Cómo están los alumnos?

— El inicio de curso acostumbra a ser una cosa ilusionante, sobre todo para los de primero, y en este sentido hay bastanta normalidad. Los alumnos están tranquilos, con mucho diálogo con las direcciones de las escuelas. Tenemos mucha información. Hemos abierto muchos canales de comunicación y protocolos para que las aulas sean un entorno seguro, donde los alumnos se sientan a gusto y en el momento que pase cualquier cosa sepan dónde tienen que ir y qué mecanismos activar.

¿Y el profesorado?

— Todas las instituciones culturales en los últimos años han recibido una sacudida. Aquí en Catalunya por cuestiones políticas, después viene una pandemia, y después la parada de clases a raíz de todos los hechos y denuncias. Se produjo un momento de asombro, de tristeza y mirada adentro, mucho análisis. Ahora se está ordenando todo. Hacen falta reflexiones profundas, complejas, que cambien las cosas que tienen que ser cambiadas y salvaguarden las que llevaban un camino de excelencia. Estamos en un momento en el que estamos hablando mucho de valores, de relaciones humanas, de pensamiento crítico, de libertad de expresión y de pensamiento.

¿Hasta qué punto era necesario que se supiera?

— Que las cosas se sepan es necesario. Lo más importante es ver de qué manera sale a la luz para cuidar a todas las personas involucradas: desde las personas vulneradas, de qué manera las acompañamos, las cuidamos, no las exponemos; de qué manera discriminamos unos casos de otros; de qué manera cuidamos a todas las personas que están trabajando en este entorno, porque por mucho que tú no te hayas sentido vulnerada o no te hayas sentido víctima, una sacudida como esta también te afecta.

¿Hubo demasiado silencio cómplice? ¿Relaciones personales que hacían que no se afrontara el problema?

— Puede ser que hubiera gente que lo sabía, pero es muy individual, estamos hablando de más de 200 profesores, con escuelas muy diversas. Vi a mucha gente muy sorprendida y, en cambio, a mucha gente –hablo de alumnas y docentes– con mucha conciencia. Es muy difícil. En una situación de acoso alguien impone un discurso y vivencia sobre otro, te hace creer que la realidad es de una manera. Esta imposición es la que hay que airear. La sociedad ha ido más rápido que la justicia, las instituciones, la maquinaria política... Es una revisión a nivel cultural, de cánones, praxis, metodología, revisiones que tienen que ver con cómo vivimos nosotros nuestra contemporaneidad y cómo nos hacemos cargo de lo que es ancestral. 

¿Era un problema de detección?

— Cada una de las cuatro escuelas que tenemos merece una mirada particular. No es lo mismo trabajar con menores que con mayores de edad. La mayoría de cosas que tratabais en el artículo eran con mayores de edad, y muchas habían pasado en el entorno profesional, nos trascendían, también en los años. Esto es lo que hay que discriminar. El Institut está haciendo lo máximo dentro de la legalidad para garantizar tanto el derecho a la presunción de inocencia como los de las personas vulneradas. Si formamos a alumnos críticos que tengan la mirada entrenada, esto contagiará al sector profesional.

Pero la responsabilidad no puede recaer en el alumno.

— La responsabilidad nunca recae en el alumno ni en las víctimas. Estamos dedicando mucho esfuerzo a formar al profesorado, pero no es lo mismo enseñar biología o matemáticas que una clase de danza o una clase en la que se habla de emociones, en la que se habla del cuerpo. Tenemos que poder hacer a según qué autores, apelando a este pensamiento crítico y libertad de expresión, y a la vez que los alumnos se sientan seguros. El docente tiene que poder hablar del cuerpo, de las emociones. Hace falta que el docente también se sienta seguro, que vea cómo se produce este diálogo entre artistas adultos que se encuentran en un entorno de aula. 

¿Ha faltado ir a buscar a personas que lo habían sufrido por parte de la institución, ser proactivos? 

En una entrevista Laura Aubert decía que hay un momento en el que te ves capaz de dar según qué pasos. Hace falta mucho respeto hacia quien quiere hacer públicas las cosas, y de qué manera; hay que dejar claro que la institución está abierta y recoge e investiga cualquier instancia. Pero, precisamente, forzar a alguien a hacer una cosa que no está preparada para hacer también sería volver a vulnerarla. 

Mucha gente necesita que la acompañes. Si tú no le ofreces la mano, nunca dará el paso de denunciar.

— Cuando llegan aquí este acompañamiento está. 

Pero tienen que llegar aquí. ¿No tendría que ser la institución quien fuera a buscar a los alumnos y exalumnos que han hecho públicos casos de abusos? 

— ¿Vosotros creéis que hay que ir a buscar a estas personas?

¿Quién debe dar el primer paso, la institución o la persona vulnerada? 

— No sé si tenemos que forzar a alguien a hacer cosas que no quiere hacer. Este es el gran tema, de qué manera acompañamos nosotros. Hay que respetar los tiempos de cada uno y su nivel de exposición. 

Un ejemplo. En una clase, un profesor en activo de esta institución se coloca detrás de una alumna, le coge los pechos y hace una broma absurda dirigida al resto de los alumnos. Todo el mundo se queda desconcertado, la chica también. Cuando sale el artículo ella nos lo explica, pero no se ve capaz de poner una instancia.

— Es la primera noticia que tengo. Estamos poniendo en marcha todos los mecanismos que se nos están ocurriendo para que los alumnos sientan que pueden recurrir a la institución para contar estas cosas. 

¿Lo ideal en una situación como esta sería que la alumna lo contara y el profesor se fuera a la calle automáticamente?

— Lo ideal es poner los mecanismos que hagan que ciertas cosas no pasen y permitan dimensionar muy bien todos los casos. No es lo mismo cuando hay una reincidencia que cuando no la hay. Se tienen que tener en cuenta los derechos laborales y lo que significa estar en un estado de derecho. Necesitamos huir totalmente de las cazas de brujas. 

¿Ha habido caza de brujas?

— Es un análisis muy complicado. Nos hace falta la distancia para ver exactamente qué es lo que ha habido y cómo se ha vivido, para definir una cosa u otra. 

Pero el hecho de que salieran 13 docentes en las primeras conclusiones de la comisión quiere decir que era una realidad. 

— Estamos hablando de una historia de muchos años. Yo estoy vinculada al IT desde los años 90. Hay cosas que se remontan a antes de esto. Están surgiendo movimientos muy potentes, con mucha capacidad de cambio. Quiero pensar que es un cambio hacia una mejor convivencia, mejor humanidad y mejor entendimiento. Pero nos hace falta un tiempo de reflexión. A veces las respuestas inmediatas producen una simplificación. Hay que tratar todas las situaciones que expresabais en el artículo con la complejidad y el cuidado que merecen. ¿Cómo lo ubicamos? ¿Cómo hacemos que esto realmente nos haga ser mejores a todos juntos?

La directora del Institut del Teatre, Sílvia Ferrando

De momento, se sabe que han llevado al profesor Boris Dausà a Fiscalía.

— Vosotros podéis decir muchos nombres, yo hablaré del caso que se ha llevado a Fiscalía. Y lo hago porque tengo que cuidar mucho a todas las personas. Ser acusado de según qué también es un proceso traumático. Tenemos que ir con mucho cuidado, que no sean cambios que produzcan más dolor. En este caso el docente está apartado de la docencia. 

No suspendido de sueldo.

— Legalmente no es viable. Hay muchos derechos de los trabajadores.

¿Qué determinará que emprendan la vía judicial en el caso de Joan Ollé, que se jubiló en septiembre?

— Todos los casos de jubilados están en el mismo paquete: se están analizando y dependerá de qué hechos se considere que se tienen que trasladar a Fiscalía.

Por lo tanto, ¿lo marcará la gravedad de los hechos y no la prescripción?

— Son los servicios jurídicos quienes conocen la legalidad y quienes lo dirán. 

Otra de las cuestiones que surgió a raíz de la investigación fueron los abusos psicológicos. ¿Cómo se trabaja este tema? ¿Se le puede decir a una alumna que tiene que adelgazar?

— Soy incapaz de contestar a esta pregunta si no conozco el contexto. No creo que tengamos que ir con una lista de palabras prohibidas al Institut del Teatre. Tenemos que aprender cuándo podemos utilizar ciertas palabras y ciertas preguntas dependiendo de los contextos, siempre cuidando mucho el bienestar, la seguridad, el entendimiento, que realmente se produzca aprendizaje, que el alumno esté en el centro.

Últimamente hay mucha alarma sobre el uso del catalán, sobre todo en los centros educativos. ¿En el Institut del Teatre la ha habido? 

— El peligro de la lengua en las artes escénicas dependerá del peligro de la lengua en general, porque somos un reflejo de ello. La lengua vehicular del Institut es el catalán. Hay saberes relacionados con la lengua que a nivel público solo se dan aquí, como toda la oralidad y la dicción catalana en artes escénicas. Hace falta que los sigamos cuidando, preservando y actualizando.

Pero entonces llegan a la cartelera grandes montajes hechos por gente de aquí en castellano. ¿Está preocupada o es optimista?

— Es un tema que nos ocupa. Ahora bien, todo esto dependerá mucho de cuál sea el papel y cómo articulamos la cultura catalana en general desde un sentido de atrevimiento, de actualización y de diversidad. El peligro sería no hacerlo, y esto depende de otras muchas instituciones de otros muchos ámbitos. 

¿Qué le gustaría haber cambiado del Institut cuando acabe su mandato, dentro de tres años?

— El proyecto que yo presento es para ocho años. Espero poner los primeros cimientos para que seamos realmente el plantel del sur de Europa en términos de calidad y excelencia y en términos de un gran laboratorio de innovación de artes escénicas. 

stats