Internacional 31/03/2021

Francia cierra las escuelas durante tres semanas

La pandemia continúa desbordada, y se establece el toque de queda en todo el país a partir de las siete de la tarde

ARA
3 min
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, sacándose la mascarilla .

BarcelonaMacron ha anunciado esta tarde el cierre de las escuelas durante tres semanas, además de un endurecimiento de las restricciones, para tratar de allanar la curva epidémica mientras avanza la vacunación. La semana que viene se darán clases telemáticas, excepto en el caso de los hijos e hijas de personal sanitario y otros sectores esenciales, así como los alumnos que tienen algún tipo de minusvalía. Las dos semanas siguientes, del 12 al 26 de abril, se harán vacaciones de primavera. Así pues, la mayoría de alumnas no volverán físicamente a la escuela hasta el 26 de abril, excepto en la secundaria, donde lo harán el 3 de mayo. En las universidades se hará una clase presencial a la semana.

Además, se reforzarán las medidas de limitación de la movilidad. El toque de queda se establece en todo el país a las siete de la tarde, se sistematizará el teletrabajo y se cierran todos los comercios no esenciales. A partir del lunes y durante un mes no se podrá cambiar de región (este fin de semana los franceses se podrán desplazar libremente para ir allá donde quieran confinarse) y los que viven en el extranjero podrán volver al país en cualquier momento.

El diario francés Libération titulaba este miércoles "¿A qué está esperando?", con una foto de Emmanuel Macron, con mascarilla y sentado con los brazos cruzados. Con los hospitales franceses, sobre todo en París, al límite de la saturación, ha crecido en los últimos días la presión hacia el presidente francés para que aplique medidas más contundentes para frenar una pandemia desbordada.

Desde primera hora de la mañana, y como cada miércoles, el mandatario se ha reunido con el Consejo de Defensa Sanitaria, donde se han concretado los puntos a anunciar. Sobre la mesa hay una tendencia que preocupa especialmente: martes se superó el umbral simbólico de los 5.000 pacientes en las UCI, por encima del pico de la segunda oleada a mediados de noviembre. Algunos epidemiólogos han advertido que dentro de unas semanas se podría llegar al techo de los 7.000 de la primera oleada.

En los últimos días la voz de los mismos sanitarios se ha hecho oír: han preguntado al gobierno cómo podía ser que con este panorama sanitario los parques de las principales ciudades estuvieran llenos de gente haciendo picnics. Las temperaturas casi estivales en Francia, donde a menudo se ha llegado a los 25 grados, han acentuado escenas como esta. También el cansancio pandémico de una población que no olvida que desde finales de octubre están cerrados todos los establecimientos de vida social, como bares, restaurantes, cafés, cines, teatros, salas de espectáculos o gimnasios.

Este último gremio, el de la restauración, la cultura y las actividades de ocio, también presiona a Macron para que levante, cuanto antes mejor, las medidas que tienen ahogadas sus negocios.

Escoger qué enfermos se tienen que tratar

Hasta ahora, y tal como informa Le Monde, Macron parecía querer esperar a conocer los efectos del confinamiento híbrido establecido hace trece días en la mayoría de departamentos franceses, entre ellos la ciudad de París. Según este confinamiento híbrido, todos los comercios no esenciales tuvieron que cerrar y, a pesar de que se permite salir a la calle, no se puede ir más allá de 10 kilómetros de casa ni se puede salir de la región excepto por motivos "imperiosos o laborales". También se recomienda el teletrabajo, siempre que sea posible.

Pero el escenario ha empeorado. Y parece que ha habido un punto de inflexión. Sanitarios de varios hospitales han advertido del riesgo de tener que “clasificar” a los enfermos: es decir, tener que escoger a quién se tiene que tratar porque no pueden con todos. Un escenario "imposible" para el ministro de Salud, Olivier Véran, que lanzó un mensaje claro el martes en la Asamblea Nacional: "No dejaremos saturar los hospitales, no dejaremos que los médicos tengan que escoger qué enfermos que tienen que tratar".

La epidemia, alimentada ahora por una variante más contagiosa, la británica, ha causado la muerte de más de 95.000 personas en Francia, y el país ha registrado regularmente más de 30.000 casos al día desde mediados de marzo.

stats