Europa
Internacional  /  Europa 09/08/2022

La sequía hace aparecer las 'piedras del hambre' en Alemania

Acostumbran a estar marcadas con fechas o inscripciones para conmemorar épocas de penuria

3 min
El río Dreisam, totalmente seco , en una imagen reciente.

Dortmund (Alemania)Las llaman piedras del hambre. En Alemania están documentadas desde el siglo XV. Son guijarros alisados por ríos y riachuelos que solo se dejan ver cuando la sequía es tan extrema que disminuyen notoriamente los caudales. Y, claro, son un recordatorio de que la escasez de agua comporta rutas fluviales de transporte cortadas, incluso para los alimentos. La sequía también significa campos secos y malas cosechas. Por eso las piedras del hambre acostumbran a estar marcadas con fechas o inscripciones para conmemorar épocas de penuria .

En Alemania la más antigua que se conoce está en los bosques de Brandeburgo bañados por el río Spree. Se lee: “Si vuelves a ver esta piedra, llorarás, tan poco profunda como era el agua en 1417”.

Pero no hay que ir tan lejos en el tiempo. Hoy en día se pueden ver piedras del hambre en varios puntos de la hidrografía de Alemania. En el Rin, la navegación al sur de Duisburgo se ve obstaculizada por el bajo caudal. El transporte de mercancías continúa, pero con una carga muy reducida, según un portavoz de la Oficina Alemana de Navegación Interior. Las autoridades también informan de niveles críticos de agua en los ríos Weser, Elba, Oder y Danubio. Se teme que se batan los récords negativos que dejó la sequía del 2018, con todas las malas consecuencias económicas y medioambientales que esto comporta. 

Clave en el transporte

El Rin es una vía importante de transporte de mercancías (cereales, carbón, gasolina y gasóleo de calefacción, sobre todo). Las aguas poco profundas provocan recargo en las tarifas y más costes para los propietarios de la carga. Si no hay suficientes embarcaciones para cubrir el servicio hay escasez de suministros. Y el medio ambiente también sufre. Si los ríos se calientan demasiado y llevan menos agua, pueden producirse muertes masivas de animales acuáticos. En Alemania algunas organizaciones de vecinos ya han intervenido para salvar pescados del río Issel, en Rin norte - Westfalia.

En el Rin cada vez aparecen más bancos de arena y partes visibles de barcos naufragados. A su paso por la ciudad de Emmerich, cerca de Holanda, el río ha llegado a niveles mínimos de caudal durante julio y agosto. A su paso por Bingen, cerca de Maguncia, el nivel del agua del río es de 71 centímetros, cuando normalmente es de 2,11 metros.

También en el río Oder las consecuencias son extremas. Desde hace semanas en muchos puntos no navegan barcos. Estos días ni siquiera es posible determinar las trayectorias de los canales de navegación, puesto que el nivel de agua es demasiado bajo incluso para las embarcaciones de medida de las autoridades. 

La sequía también ha perjudicado mucho a los bosques. Y no solo por los incendios, sino porque el calor intenso hace que los árboles sean más susceptibles a las plagas. Entre enero del 2018 y abril del 2021 se perdió casi el 5% de la superficie forestal en Alemania. 

Actualmente, el 94% de la superficie alemana sufre sequía. El gobierno federal tiene claro que cada vez es más urgente utilizar el agua de manera más ahorrativa. El ejecutivo del canciller Olaf Scholz ha anunciado una estrategia nacional con el objetivo de adaptar la utilización del agua a los desafíos que comporta el cambio climático. Berlín quiere aprobar esta estrategia antes de final de año para asegurar el suministro de agua potable a largo plazo, y avanzar en la limpieza de las aguas y en la adecuación de las infraestructuras ante la crisis climática.

El gobierno federal también quiere promover las llamadas ciudades esponja, un concepto urbanístico que describe las ciudades que recogen el agua de la lluvia y lo almacenan dentro de lo posible. 

El ejecutivo de Scholz también ha hecho un llamamiento a los ciudadanos a responsabilizarse con el objetivo de limitar el uso del agua potable. Por ejemplo, intentar no utilizarla demasiado para hacer las coladas o para ir al wáter. También se insta a mejorar el tratamiento de aguas residuales y a regar los campos de manera más sostenible, por ejemplo con aguas industriales.

También en Francia

En Francia, al otro lado del Rin, la situación es más trágica. El gobierno central ha tenido que activar un equipo de crisis ante la sequía y en casi todos los departamentos del país hay restricciones de agua potable. 

Según un estudio de la UE, los campos agrícolas de Francia, Italia, España, Portugal y Rumanía están especialmente afectados por la sequía.

stats