Internacional 24/06/2021

Nueve gobiernos del Este hacen silencio cómplice junto a Orbán por el tema LGTBI

España impulsa una carta firmada por 17 líderes de la UE que insta a combatir la discriminación contra las personas LGTBI

4 min
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

BruselasEl primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se ha convertido en el protagonista de la cumbre de líderes europeos de este jueves. Los edificios del Parlamento Europeo, de las embajadas de varios países e incluso el arco del Parque del Cincuentenario, justo junto al edificio donde se reúnen los Veintisiete, lucen los colores de la bandera LGTBI en protesta contra la ley que pretende prohibir hablar de la homosexualidad en las escuelas húngaras. Y no solo esto: al llegar, Orbán se ha encontrado que 17 de sus homólogos, con España al frente, habían mandado una carta a los presidentes de las instituciones haciendo un llamamiento a "combatir la discriminación" contra las personas LGBTI. Pero la Unión Europea son 27 países y, si pintamos en un mapa los que faltan por firmar, queda teñida la frontera este de la Unión. Países como Polonia, República Checa y Rumanía hacen un silencio cómplice junto a Orbán.

"Tenemos que continuar luchando contra la discriminación de la comunidad LGTBI y reafirmar nuestra defensa de sus derechos fundamentales. El respeto y la tolerancia están en el centro del proyecto europeo", dice el texto, que en ningún momento hace referencia directa a Hungría. La carta se enmarca en el día del Orgullo LGTBI (el 28 de junio) y "a la luz de las amenazas en contra de los derechos fundamentales y, en particular, del principio de no discriminación en función de la orientación sexual". El texto es, pues, más blando que el que impulsaron a principios de semana una quincena de ministras de Asuntos Europeos de la UE, en que instaban directamente la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a tomar todas las medidas necesarias contra Hungría para que retirara una ley que consideran contraria a los valores de la Unión Europea.

Fue después de la carta de los ministros y justo antes de que el Parlamento Europeo abriera un proceso contra la Comisión por actuar tarde que Von der Leyen calificó la ley húngara de "vergüenza" y envió un requerimiento escrito a la ministra de Justicia húngara para que retire la ley. Aún así, Orbán se ha mantenido firme en su llegada al Consejo: "La ley defiende los derechos de los niños y de los padres. No es un tema de homosexualidad". El líder ultraconservador incluso ha asegurado que él mismo defendió los derechos de las personas homosexuales cuando luchó contra el régimen comunista que los discriminaba, y cuando le han preguntado si retirará la legislación ha asegurado que ya está anunciada.

"Hungría ya no tiene cabida dentro de la UE"

Pero alrededor de la mesa ovalada Orbán ha encontrado otras muestras de protesta. El primer ministro belga, Alexander de Croo, luce este jueves una bandera LGTBI en la solapa de su americana, y el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, no ha dudado en hablar en primera persona: "Oír decir ahora que esto es porque quizás vi algo en la televisión cuando era joven es inaceptable". Antes de la cumbre tradicional, los jefes de estado y de gobierno se han reunido con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, que ha calificado de "inaceptable" cualquier discriminación contra las personas LGTBI. Y el siempre claro y directo primer ministro neerlandés, Mark Rutte, ha dejado claro que Hungría tiene que retirar la ley porque los derechos fundamentales europeos "no son negociables" y si no, irse: "Hungría ya no tiene cabida en la UE". Desde Irlanda, Micheál Martin ha avisado que Hungría está transgrediendo "los valores fundamentales de la Unión".

Orbán tendrá que dar explicaciones durante la cena, según ha explicado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pero sentados en la misma mesa habrá hasta nueve líderes de países de Europa del Este que hacen silencio a su lado (con la excepción de Portugal, que no ha firmado para mantener la neutralidad ahora que ostenta la presidencia del Consejo). Son países como Polonia y Rumanía, que también tienen avisos o incluso procesos de infracción de la Comisión Europea activados por vulnerar los principios del estado de derecho, y que tienen en común que entraron a formar parte de la Unión después de 2004. Bulgaria y Rumanía, por ejemplo, lo hicieron en 2007.

Uno de los argumentos para frenar la entrada de nuevos países al club europeo, como por ejemplo Macedonia del Norte, es justamente que todavía no se ha consolidado la última oleada de adhesiones. Estados miembros como Francia y los Países Bajos creen que países como Hungría y Polonia ponen suficientes problemas todavía al funcionamiento de la UE. Por ejemplo, tanto Varsovia como Budapest secuestraron el fondo de recuperación europeo porque el resto de gobiernos querían condicionarlos al cumplimiento del estado de derecho y los valores democráticos. Otras voces como por ejemplo los líderes de las instituciones y el expresidente del Consejo, el polaco Donald Tusk, sin embargo, defienden que la mejor manera de impulsar los valores europeos es dando cabida a estos países y apoyándolos con los recursos y las estructuras de la Unión.

Invitar o no invitar a Putin

Los países que no han firmado la carta en defensa de los derechos de las personas LGTBI son también los países más próximos a la frontera con Rusia, y las relaciones con este potente vecino son justamente el otro gran debate de esta cumbre. La Rusia de Vladímir Putin se ha vuelto recientemente más agresiva con la Unión Europea, con los últimos capítulos vividos en primera persona por parte del Alto Representante, Josep Borrell, y los líderes de la UE discuten hoy qué enfoque estratégico hay que tomar sobre todo después de abrazar de nuevo los Estados Unidos de Joe Biden. Aún así, Francia y Alemania ya han provocado un giro a última hora al poner sobre la mesa una propuesta para relanzar las relaciones con Putin y, incluso, invitarlo a una cumbre, lo que ha elevado la tensión en varios países. Lituania y Letonia, por ejemplo, se han opuesto firmemente y el neerlandés Mark Rutte ha asegurado que personalmente no se reuniría nunca con Putin, a pesar de que no vería mal que lo hicieran los líderes de las instituciones europeas. "El diálogo es necesario para la estabilidad del continente europeo", ha dicho el presidente francés, Emmanuel Macron.

stats