Barça
Misc 14/05/2021

Laporta y Koeman intentan aparentar normalidad

En el Barça quitan hierro a la reunión, pero el silencio del presidente alimenta las dudas sobre el futuro del técnico

3 min
Fotograma del vídeo de la salida de Joan Laporta,Ronald Koeman y Rafael Yuste del restaurando Vía Venetto de Barcelona

BarcelonaAseguran desde el club que Joan Laporta y Ronald Koeman tenían un acuerdo verbal según el cual, si el técnico conseguía ganar un título esta temporada, tendría garantizada la continuidad en el banquillo un año más. Con la Copa en el bolsillo, todo hacía pensar que se cumpliría la promesa. Pero el juego del equipo en los últimos partidos ligueros, y sobre todo la manera en la que se han gestionado por parte del entrenador, han alimentado las dudas alrededor del técnico neerlandés. Desde el Barça se mantiene un silencio absoluto respecto a esta cuestión. Lo único que se ha confirmado es que Koeman seguirá hasta final de curso –tan solo quedan dos partidos–. Ahora bien, nadie dice nada, ni en un sentido ni en el otro, sobre qué pasará en verano. Laporta es partidario de no hacer cambios. Por el contrario, en la junta está ganando peso la tesis de que se tendría que buscar un sustituto para el banquillo. Y más, después de dejar escapar siete de los últimos 12 puntos en juego y decir adiós al título liguero. La incógnita se mantendrá unas cuantas semanas más.

Laporta y Koeman, además del vicepresidente deportivo, Rafael Yuste, comieron juntos en el restaurante Via Veneto de Barcelona. Dos horas y media de reunión para hablar, básicamente, de los malos resultados del primer equipo. Desde la directiva querían saber el diagnóstico que hacía el técnico sobre lo que le pasa a un vestuario que, en un par de semanas, ha pasado de depender de él mismo a quedar virtualmente descartado para el título. Y también para conocer las inquietudes y su estado de ánimo para seguir al mando del primer equipo. No trascendieron detalles concretos del encuentro, pero sí se aseguró que la comida había sido cordial. “Ha ido muy bien, muy buen ambiente”, decía Laporta al salir del restaurante, rodeado de periodistas. No dijo nada más, mientras esquivaba micrófonos y cámaras para subir al coche. “Han estado muy a gusto”, se limitaba a añadir una voz muy próxima al presidente. El hermetismo es prácticamente absoluto.

“Comentar la situación deportiva”

La comida, desvelada el miércoles por el periodista Xavi Campos, de Catalunya Ràdio, había levantado mucha expectación mediática. Incluso se especulaba con la posibilidad de que sirviera para que Laporta comunicara a Koeman cuál sería su futuro. Rápidamente, el club reaccionó quitando hierro al encuentro. “Es una reunión de trabajo, como otras que se han producido en las últimas semanas y otras que vendrán en el futuro”, apunta una de las fuentes consultadas. “Entiendo las interpretaciones pero solo ha sido una comida para hablar y comentar la situación deportiva”, añaden desde los despachos nobles, donde aseguran que no se habló de la continuidad de un entrenador que, el lunes, antes del partido contra el Levante, decía “no estar muy preocupado” porque “siempre” había tenido la “confianza” del presidente.

Presidente y entrenador se habían reunido varias veces en la Ciutat Esportiva. En cambio, esta vez han escogido un lugar público en la parte alta de Barcelona. La imagen de Laporta, Koeman y Yuste saliendo juntos de la comida y entrando en el mismo coche ayudaba a transmitir esta sensación de serenidad que se intenta imponer, de puertas afuera, en el Barça. Pero en el club no todo el mundo lo ve de la misma manera. Ya ha trascendido que Koeman no era la opción preferida de Laporta para el banquillo, aunque tampoco es una figura que genere rechazo al máximo mandatario. Y Laporta, que desde que accedió al cargo no ha aceptado preguntas de los medios –salvo una pequeña entrevista después de ganar la final de Copa–, no ha verbalizado en público cuál sería su deseo. Los detractores del entrenador han intentado aprovechar este hecho –y los malos resultados de los últimos partidos– para hacer presión y forzar su salida. Nada de nuevo bajo el sol, en una entidad donde no existen los años de transición. Además, desde las oficinas confirman que fuentes autorizadas del Barça han sondeado el mercado para ver qué entrenador podría venir la próxima temporada. Una situación que desde el club se califica de “normal” porque “hay que considerar todos los escenarios”, pero que, aseguran, “no va más allá”.

Koeman planifica el próximo curso

Ronald Koeman, que salía de la comida con una carpeta bajo el brazo, sabe con seguridad que dirigirá el Barça en los dos partidos que quedan. Y, mientras no le digan lo contrario, sigue trabajando con la secretaría técnica para planificar la próxima temporada. El neerlandés tiene contrato para un año más y cuenta que lo podrá cumplir. En el entorno de la junta se valora la posibilidad de que siga el próximo curso mientras la cúpula deportiva gana tiempo para encontrar el técnico sobre el que la directiva de Laporta construirá su proyecto futbolístico.

stats