Medio ambiente
Sociedad 08/07/2021

Las muertes por calor crecerán hasta un 7,7% a finales de siglo si no se para el cambio climático

Un estudio revela que los riesgos asociados a las altas temperaturas serán mayores en el Mediterráneo

Clara López Alcaide
3 min
Un hombre se refresca a una fuente de la Rambla de Barcelona durante una oleada de calor.

BarcelonaSon varios los científicos que apuntan a que mientras las emisiones de gases invernadero provoquen un aumento de las temperaturas del planeta, la salud de las personas estará en peligro. Ahora, sin embargo, un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global (ISGlobal), centro impulsado por la Fundació "la Caixa", revela que si no se toman con urgencia las medidas necesarias para paliar los efectos del cambio climático, el número de muertos por calor crecerá de manera exponencial en las próximas décadas. La investigación, publicada en la revista científica The Lancet Planetary Health, muestra que el calentamiento global conducirá inevitablemente a un descenso de la mortalidad asociada al frío y un incremento de las muertes como consecuencia del calor, un efecto que se podría llegar a controlar si se aplican medidas para reducir el número de emisiones de CO2 a la atmósfera.

El estudio, que ha analizado los datos de mortalidad y de temperatura registradas entre 1998 y 2012 en 16 países europeos con un total de 147 regiones, concluye que más de un 7% del total de muertes registradas en este periodo estuvieron relacionadas con la temperatura. Además, durante estos años, las temperaturas frías tuvieron un impacto en la mortalidad hasta diez veces superior a las cálidas. Esta tendencia, sin embargo, se revierte en las proyecciones que el estudio hace a partir de la combinación de cuatro modelos climáticos y que constatan que las muertes por calor superarán las muertes por frío a mediados de siglo, sobre todo en zonas como el Mediterráneo: "La incidencia de este fenómeno es desigual, puesto que el Mediterráneo es una zona más vulnerable al calor", asegura Marcos Quijal, investigador de ISGlobal y uno de los autores principales del estudio.

Una mujer protegiéndose del sol con un paraguas en Barcelona, en una imagen de archivo.

Tres escenarios de impacto

Las proyecciones de la investigación varían en función de tres escenarios diferentes: un escenario más optimista –en el que habría una reducción importante de las emisiones de gas invernadero–, otro moderado –en el que se prevería una tendencia estable de emisiones–, y un último escenario, el más pesimista de todos, en el que las emisiones seguirían aumentando al mismo ritmo que lo han hecho hasta ahora y las temperaturas globales crecerían hasta cinco grados. Es, precisamente, este último escenario el que preocupa a los autores, puesto que implicaría que, sin aplicar ninguna medida de mitigación, este aumento de temperaturas se traduciría a la vez en un crecimiento de la mortalidad en las diferentes regiones. "Es importante porque dependiendo de las medidas que se tomen se producirá un escenario u otro y las consecuencias mortales pueden variar".

Si se desglosan los datos por regiones, y tomamos el peor de los escenarios planteados, en España el aumento de la mortalidad por altas temperaturas a mediados de siglo –es decir, dentro de escasos 30 años– sería de entre un 1,3% y un 4,5%, mientras que esta cifra aumentaría entre un 2,5% y un 10% de aquí a finales de siglo. Catalunya, además, sería la tercera comunidad autónoma en la que más crecerían las muertes por calor si no se aplicaran medidas para controlar los efectos del cambio climático: este tipo de muertes crecerían hasta un 7,7% de cara a finales de siglo y un 2,8% en menos de tres décadas. Hay que tener en cuenta que las predicciones del estudio se han realizado a partir de datos epidemiológicos del conjunto de la población, tanto de cascos urbanos como rurales.

Los investigadores remarcan que las proyecciones indican un gran aumento de muertes como consecuencia del calor extremo, a pesar de que no se adentran en el análisis de oleadas de calor extremo como la que se vivió en Canadá la semana pasada. El estudio asegura que en el escenario que no se adapta a la emergencia climática la mortalidad se acentúa y urge a tomar medidas para evitarlo. “Nuestros resultados confirman la urgencia de adoptar medidas de mitigación de carácter global, que si solo se adaptan en países o regiones específicas no serán efectivas", dice Joan Ballester, investigador de ISGlobal y autor del estudio, que asegura que actuar o no ante el cambio climático nos hace más vulnerables al calor.

stats