Cultura 06/02/2021

El atractivo incontestable de la arquitectura en madera

La eficiencia energética y la posibilidad de innovar estéticamente impulsa el boom del sector

6 min
Cabaña de pastor, de Josep Bunyesc

BarcelonaLa construcción es la responsable del 40% de las emisiones de dióxido de carbono, y es un fenómeno imparable y creciente: está previsto que en 2050 un 70% de la población mundial viva en una ciudad. Los arquitectos son cada vez más conscientes de su responsabilidad ambiental y han encontrado en la madera un gran aliado para reducir emisiones y también para experimentar creativamente. Aunque hace unos años los edificios hechos con madera eran una rareza, ahora el sector experimenta un momento de apogeo. “La arquitectura en madera era residual pero poco a poco está cogiendo el protagonismo que le toca, como Europa”, dice José Antonio González, fundador y consejero delegado de la promotora Arquima. Ellos han hecho obras recientes como dos viviendas en Sant Andreu de la Barca, desarrollados con los arquitectos Ana Martínez Rodríguez, Laura Milán y Stefano Carlo Ascione, y están construyendo en Palma el primer edificio plurifamiliar con estructura de madera y consumo casi nulo de las Baleares. “Tanto los arquitectos como las administraciones y las promotoras empiezan a pedir lo que es totalmente de sentido común: edificios que tengan una mejor eficiencia energética y una mejor calidad de aire”, subraya.

La arquitectura en madera tenía una larga tradición antes de que se convirtiera en un talismán de la sostenibilidad, y también tiene sus grandes edificios icónicos internacionales, como la nueva sede de Swatch, del arquitecto ganador del premio Pritzker Shigeru Ban, en la ciudad suiza de Biel. Y en Francia se han decantado con mucha fuerza, porque en febrero se aprobó una normativa que exigirá a partir de 2022 que el 50% de los edificios públicos sean de madera. Desde otra promotora, House Habitat, conocida por un edificio de viviendas de cinco plantas en Gràcia, enumeran todas las ventajas de la madera: es el recurso más renovable, tiene una impronta de carbono más baja, es más resistente que otros materiales y más ligera, y aísla mejor. También permite acortar el tiempo de construcción en un 50%. “La madera es un aislante térmico excepcional. Aísla quince veces más que el hormigón, 400 más que el acero y 1.770 que el aluminio”, aseguran. “Por cada 100 metros cuadrados de hormigón, si lo haces de madera ahorras 60 toneladas de dióxido de carbono, que es aproximadamente lo que emite un coche en un año”, dice el arquitecto Josep Ferrando, el autor junto con Pedro García, Mar Puig y Manel Casellas del nuevo parque de bomberos de Moià, el primer hecho con madera en Catalunya. También tiene en proceso un polideportivo en Sant Cugat, una comisaría en Manlleu y la sede de la cámara de la madera argentina, en Buenos Aires.

La escuela de Llubí, de los despachos Aulets y Aixopluc, en obras

La arquitectura en madera tiene el valor añadido de la amabilidad y la calidez. En términos económicos, las ventajas de la construcción en madera se notan sobre todo en la rebaja de la factura energética. El despacho 2260mm fue pionero en este sector con una escuela en Vila-seca que entró en funcionamiento en 2014. “Cuando presentamos el proyecto en 2012 no había arquitectura en madera. La administración no estaba convencida y los convencimos. A partir de este caso empezamos a construir muchísimo en madera”, dice Mar Puig, del estudio 2260mm. “Todo son ventajas”, subraya.

La arquitectura en madera también permite reducir la impronta ambiental de los materiales de construcción: “Los materiales de un edificio también requieren energía para realizarlos, y si se quiere ir reduciendo, se tiene que ir hacia el uso de los materiales más naturales posibles y esto puedes hacerlo trabajando con estructuras de madera", dice el arquitecto leridano Josep Bunyesc, autor de numerosas viviendas eficientes energéticamente, algunoa de los cuales en zonas de montaña, y del libro Arquitectura positiva: “Cuando empiezas a usar estos sistemas, ya no puedes volver atrás”.

Interior de la escuela Arimunani, de los despachos Aulets y Aixopluc, en obras

En el terreno de las cabañas, al arquitecto mallorquín Francisco Cifuentes, del despacho Aulets, le quedó grabada en la retina una escena de la película de Akira Kurosawa Dersu Uzala donde el cazador que da nombre al film y un explorador que lo acompaña se ponen a cortar zerzo para hacerse una cabaña y no morir de frío. Para este arquitecto la madera es un material “sincero” y lo ha usado en dos edificios de carácter pedagógico, hechos con los colegas del despacho Aixopluc: una escoleta en Llubí y la escuela Arimunani, también en Mallorca, que está en construcción. “La gran inercia térmica de la base del edificio, de piedra de Santanyí, y el aislamiento térmico de la cubierta de madera de la escoleta de Llubí forman unos espacios interiores, porches y umbrales que dan el confort óptimo según cada estación y situación meteorológica diaria”, explican los arquitectos, para que “los niños crezcan, aprendan y jueguen en un hábitat que les ayude a desarrollar todas sus habilidades individuales y grupales”. En paralelo a estas obras, les han invitado a una exposición internacional en Dinamarca sobre la influencia de la arquitectura nórdica en otros territorios. Presentarán una cabaña de la cual quemarán la parte exterior de las fachadas para que se convierta en un elemento protector.

Detalle de una escalera del bloque de 85 viviendas con estructura de madera de Marta Peris y José Manuel Toral, en Cornellà

Un material "imbatible" para promover la sostenibilidad

La arquitectura en madera empezó a introducirse en el mundo académico hace unos años con másteres como el de ingeniería de la madera estructural de la Universidad de Santiago de Compostela y la unidad de diseño en madera que Josep Ferrando ha puesto en marcha como director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura La Salle. Otra señal del buen momento que la arquitectura en madera vive en Catalunya es que en Cornellà de Llobregat están acabando las obras del bloque más grande del Estado, con 85 viviendas, de José Manuel Toral y Marta Peris. Mientras que este es público, impulsado por el lnstituto Metropolitano de Promoción del Suelo, en Girona Ramon Bosch y Bet Capdeferro acabaron uno privado con 35 viviendas hace pocos días, llamado 6x6. “La madera es imbatible cuando abordamos el reto de reducir la energía necesaria para construir un edificio”, explica Ramon Bosch. “Empezar a construir en madera ha supuesto un reciclaje importante en las técnicas constructivas, porque es otro material, tienes que conseguir unos empotramientos en seco y te tienes que empapar de las calidades intrínsecas de este material. Ha sido un reto importante”. Para Bet Capdeferro, la entrada en el campo de la arquitectura en madera es una cuestión generacional, compartida con otros estudios como Harquitectes, DataAE, formado por Claudi Aguiló y Albert Domingo, y el dúo formado por Emiliano López y Mónica Rivera. Llama la atención como los despachos han convertido las características de la madera en un campo para ensayar nuevas formas de vivir: los apartamentos de 6x6 están formados por seis aposentos muy interconectados sin pasillos. “Esto hace que tengas una sensación de mucha amplitud y mucha luminosidad”, dice Capdeferro. Otro elemento es la flexibilidad de los espacios para responder a las necesidades de los nuevos tipos de familias. También son flexibles los usos, porque los aposentos tienen dimensiones parecidas.

Parque de bomberos en Moià, de Josep Ferrando, Pedro García, Mar Puig y Manel Casellas

Las viviendas de Marta Peris y José Manuel Toral en Cornellà beben de la tradición de la casa japonesa y del asesoramiento que recibieron de la empresa vasca proveedora de madera Egoin, con la que también trabajan otros muchos despachos, y de la empresa Àurea Acústica. Estos pisos también les han servido para abordar cuestiones de género: “La apuesta más fuerte que tiene el proyecto es que tipológicamente propone una nueva manera de cómo se tienen que hacer las viviendas, con espacios indiferenciados (115 por planta) y sin roles de género. Es como una matriz donde los espacios se pueden intercambiar”, afirma Toral. “El mismo edificio genera un patio de entrada –explica Peris–. En lugar de entrar por el exterior, entras por un pórtico que da a patio y desde allí entras a cuatro núcleos de viviendas. Esto da cierto control social, por lo que las cuestiones de género se encuentran desde en el espacio público hasta en el emplazamiento de la cocina, que está en el centro y es la generadora de la planta en lugar de estar en la fachada. Hemos abierto la cocina y hemos hecho visibles todas las tareas que se llevan a cabo, en lugar de hacer que parezcan cerradas o especializadas".

Pisos, escuelas, oficinas: la madera puede con todos los usos

Una escuela experimental

El despacho 2260mm fue pionero en el campo de la arquitectura pública en madera con la escuela La Canaleta (Vila-seca). Las obras terminaron en 2014 y entonces era la más grande del Estado.

Oficinas en el 22@

El primer edificio de oficinas totalmente de madera, llamado Witty Wood, estará en el 22@ y está previsto que esté terminado durante la segunda mitad de 2021. Tendrá 4.100 metros cuadrados.

Pioneros en Madrid

El despacho barcelonés de Fermín Vázquez diseñó el año pasado el primer edificio plurifamiliar entre medianeras con estructura de madera en Madrid, y sigue trabajando en otras promociones.

El bloque de madera más alto

Sostre Cívic comenzó en julio el edificio de viviendas Cirerers, en el barrio barcelonés de Roquetes. Tendrá ocho plantas y será el bloque de madera más alto de España, superando el de La Borda. El proyecto es de Celobert Cooperativa.

stats