Misc 11/04/2021

Albert Carreras: "La burguesía catalana ha quedado reducida a ser directivos de empresas"

4 min
L'economista Albert Carreras.

BarcelonaLa burguesía catalana consiguió, sobre todo en el siglo XIX, hacerse con un lugar privilegiado en el relato de la historia económica del país. El economista y catedrático de la UPF Albert Carreras repasa algunas de las claves para entender cómo ha evolucionado el rol de las élites empresariales a lo largo de los últimos siglos.

¿Cómo definiría un burgués en términos económicos?

— Normalmente se ha considerado que los burgueses son los propietarios del capital o los medios de producción, que durante mucho tiempo en Catalunya se asoció con las fábricas. Estos eran unos personajes históricamente nuevos, con un carácter innovador y en última instancia revolucionario. Representaban un modelo alternativo al de la propiedad agraria y señorial. Eran empresarios que asumían riesgos y que se orientaban a la generación de beneficios sin partir de ningún privilegio. Después fueron haciéndose más conservadores.

Algunos también se convirtieron en mecenas culturales.

—  No podemos exagerar; tampoco lo han sido demasiado, pero algunos lo han sido de manera destacada. Muchas veces la proyección ciudadana de gente que ha tenido éxito económico y empresarial se ha acabado mostrando en términos de patrocinio y mecenazgo cultural. Esto es posible que pase más si no tienes capacidad de tener una influencia política y social como pasaría con un Estado más cercano.

¿Cuál fue su momento de máximo esplendor?

—  Hablar de burguesía es hablar del siglo XIX. Son sus momentos dorados, cuando es la protagonista de la revolución industrial, el desarrollo del ferrocarril o la construcción de los barcos a vapor. La burguesía subsiste en el siglo XX, pero seguramente se hace más difícil pensar que sea tan progresiva y revolucionaria como para introducir mejoras de este tipo en la calidad de vida de la población.

¿Cómo se empiezan a forjar sus intereses comunes?

—  Los burgueses con fábrica eran bastante parecidos en en cuanto a fortuna y capacidad de influencia. Se tenían que unir entre ellos para hacer según qué cosas. La segunda revolución industrial permitió que aparecieran algunos burgueses mucho más ricos que los otros. No era lo mismo tener una fábrica que una empresa de producción de electricidad. La tendencia a la concentración del capital hizo que emergiera una súperburgesia, una oligarquía que no estaba tan limitada por la competencia. Esto dominó buena parte del poder económico y político del siglo XX y se ha notado por la influencia de los grandes empresarios energéticos y del automóvil que controlaban recursos económicos importantes.

¿Y en el caso catalán?

—  La burguesía catalana siempre ha sido mucho más pequeña. La más importante fue la que constituían fabricantes, las otras burguesías que ha habido han tenido seguramente un recorrido vital más corto. Cuando el Estado privatizó muchas de las empresas reguladas, las capacidades de la burguesía catalana fueron muy limitadas. A algunas empresas catalanas que querían comprar empresas con sede en Madrid se lo impidieron porque eran consideradas más extranjeras que las extranjeras. “Antes alemana que catalana” es una frase de Esperanza Aguirre refiriéndose a la opa de una empresa catalana [sobre Endesa]. La burguesía catalana ha quedado muy reducida desde ya hace unas generaciones a ser directivos de empresas y muchas veces representantes locales de multinacionales. Esto ha pasado a hacer una burguesía que en términos comparativos con otras partes del Estado ha sido más débil.

¿Cómo ha sido esta relación con el poder central del Estado?

— Se tiene que tener muy presente, y esto obliga a retroceder un poco, que el modelo de Catalunya industrial no gustaba nada en la Castilla agraria y la España centralista. Esto de la Catalunya industrial eran muchos obreros que pensaban y votaban muy diferente. Todavía ahora se nota que la manera de fer catalana (la forma de comportarse, de trabajar, etc.) se ha visto siempre un poco peor. En cambio, en otras partes de España ha habido una vinculación con el Estado y una lealtad de familias y de intereses que aquí muchas veces no existe.

Aún así, la burguesía catalana ha mantenido siempre los vínculos con Madrid.

— El estado centralista español ha obligado siempre a hacer grupo de presión en Madrid, desde los Borbones. Pero no necesitaban hacer carrera y esto ha sido siempre una mancha desde el punto de vista español para estas élites. Un ejemplo de esto es el cambio de domicilio fiscal de grandes fortunas a Madrid. No han ido a residir ahí espontáneamente. Lo han hecho incentivados por el mejor trato fiscal que se les ofrece. De hecho, no residen ahí, solo tributan.

También han tenido un espacio de poder en las organizaciones empresariales.

—  Hay que tener en cuenta lo que son las patronales, como Fomento , y lo que son otras cosas. En Catalunya siempre ha habido lugares de encuentro de los fabricantes, que han mantenido una función de grupo de presión en Madrid permanente. Otra cosa son grupos de influencia o de opinión. El Cercle d'Economia nació como un grupo de opinión de jóvenes empresarios o directivos, algunos de ellos hijos de burgueses. En cambio, el Círculo Ecuestre es un recordatorio que quedan segmentos mucho más aristocráticos que han seguido existiendo. Hay espacio y seguirá habiendo espacio para estas instituciones. Las que sepan captar bien y hacer de puente entre las diferentes sensibilidades podrán tener más recorrido.  

¿Todavía quedan burgueses catalanes?

— Hay burgueses en Catalunya, por supuesto. Cada family office es un burgués, que tiene un patrimonio familiar suficiente para contratar alguien que le gestione. Hay muchos, pero no están tan unificados, ni tienen los mismos conjunto de intereses. Hace cien años era el mercado textil español, ahora puede ser más variable.

¿Y las próximas generaciones?

— Una de las cosas que más sorprende del mundo empresarial catalán es que tiene una resiliencia muy notable. La cultura está muy orientada al mercado y la iniciativa privada, y esto mantiene siempre pequeñas burguesías emergentes. Las start-ups son un mundo empresarial emergente. Hay nombres extranjeros, pero encuentras un grupo importante de familias de aquí de toda la vida. Son simplemente los jóvenes de aquellas familias que tienen buena educación financiera, están alerta y muy acostumbrados a saltar encima de las nuevas oportunidades.

stats