Sociedad 30/01/2021

Josep Maria Argimon: "El covid se quedará para siempre"

14 min
Josep Maria Argimon

BarcelonaEl secretario de Salud Pública y director del Institut Català de la Salut (ICS ), Josep Maria Argimon, asumió el liderazgo en la estrategia para afrontar el coronavirus a finales de julio del año pasado. Seis meses después, hace un balance de los varios aspectos vinculados al covid.

La mortalidad está disparada, con medio millar de víctimas a la semana. ¿Permitir reuniones por Navidad fue un error?

— Las reuniones por Navidad creo que también las necesitábamos desde un punto de vista anímico, de bienestar emocional y, por lo tanto, no me atrevería a decir esto. Y es cierto que después de Navidad crecimos, pero seguimos creciendo al mismo ritmo desde el día 8 o 10 de diciembre, de un 2%. Lo que todos temíamos es que este calendario un poco endemoniado de Navidad, Fin de Año y Reyes, con cinco días de diferencia, podía ser una explosión de casos que exactamente no se ha dado. Sí hemos seguido creciendo hasta el día 13 o 14 a este ritmo del 2%.

Usted dice que se tienen que combinar muchos criterios y uno es la salud emocional. ¿Haremos frente todos los países del mundo, también Catalunya, a una pandemia de salud mental en algún momento?

— Creo que sí, será una cuarta o quinta oleada, pero esto nos llegará. Esta pandemia no pasará desapercibida desde el punto de vista social y de nuestro día a día. Ahora lo estamos sufriendo mucho en términos de infectados, de muertos, de personas ingresadas en la UCI, pero esto nos dejará secuelas, por ejemplo en el sentido emocional. Porque hay muchísima gente que lo está pasando muy mal y ha perdido el trabajo. Estamos viendo disturbios en Holanda, en otros países, y aquí mismo hemos tenido también en algún momento algún alboroto, lo que significa que hay crispación, y es normal. Que hay malestar y algún día u otro tendrá que salir. Y, después, de aquí puede salir una sociedad atemorizada, miedosa, que pida más seguridad por encima de libertad, y este es un camino adobado para los extremismos y el fascismo.

Parece que la variante británica es un 30% más contagiosa, pero ¿es más peligrosa?

— No, esto es muy importante dejarlo claro. No es más peligrosa. Otra pregunta que todos nos hacemos es si la vacuna es efectiva contra la variante. Sí, es efectiva. Nosotros también la monitorizamos desde el punto de vista epidemiológico y para saber a qué nos tenemos que enfrentar. Pero si yo estoy infectado por la variante británica, tengo que hacer lo mismo que si lo estoy por la variante más habitual. Si soy un contacto estrecho de una variante británica, cuarentena, y si desgraciadamente tengo que ingresar en un hospital, me darán y me harán el mismo tratamiento. Lo que sí es verdad es que es más infectiva, se transmite más y por lo tanto esperaremos más casos.

El doctor Tomàs Pumarola nos decía que esta variante en este momento afectaría al 8% de la población en Barcelona. ¿A finales de marzo podría ser la predominante en Catalunya?

— Ciertamente, porque aquí hay dos variables que se tienen que ir mirando: la transmisibilidad, que es este 30%, y la prevalencia. Es decir, cuando vas teniendo esta transmisibilidad más alta, cada vez tendremos más frecuencia de esta variante y llegará un momento en el que será una variante seguramente predominante porque tiene ventajas sobre la actual, que es que se transmite más y, por lo tanto, se quedará.

¿El covid se quedará para siempre? ¿Nos tendremos que acostumbrar a que, del mismo modo que conocemos la gripe, hemos conocido otra enfermedad que se llama covid y que de alguna manera tendremos que gestionar?

— Exactamente. Yo creo que es una enfermedad que evidentemente se quedará. Cuando hablamos de inmunidad de grupo, lo que queremos decir es que el virus ya no estará tan cómodo entre nosotros, porque habrá mucha gente inmunizada, ya sea o bien porque ha pasado la enfermedad o bien porque está vacunada. Y ya no saltará tan fácilmente. Si usted está vacunada y yo estoy vacunado, es complicado que salte, ¿no? Pero siempre quedarán reductos y por lo tanto habrá brotes, habrá enfermedades aisladas y en algún caso podrá seguir siendo grave, evidentemente.

¿Hay una relación directa entre la reducción de la movilidad y la mortalidad por covid?

— Claramente, sí. También tenemos que ver si esta puede ser la única de las medidas, porque estamos hablando de una enfermedad y de un problema que no nos dura quince días. Aquí, cuando se hizo ese confinamiento más estricto, estamos hablando de finales de marzo y comienzos de abril, esas cuatro o cinco semanas, todo el mundo pensaba que habría una segunda oleada, porque al coronavirus le tocaba hacerlo, en octubre o en noviembre. Todo el mundo pensaba más o menos esto y que después lo superaríamos, y por lo tanto se aceptaba todo bien. Ahora, cuando ya llevas un año y tienes en el horizonte unos cuantos meses, ya cuesta más aceptar estas medidas, y también lo que decíamos: tenemos que mirar este bienestar emocional y esta salud mental, además de la salud económica, que van relacionadas con la población.

Por lo tanto, ¿las decisiones se tienen que tomar crudamente con una unidad de medida que es o bien un porcentaje del PIB o bien un número de muertes?

— Sí, pero nos guste o no, yo tampoco las contrapondría tanto. Las dos están relacionadas y son pilares del bienestar individual y social. Contraponerlas tampoco es bueno. Por eso, a veces, no solo yo, sino la consellera, cuando estamos en reuniones hacemos prevalecer un criterio que es el criterio de la salud, que está claro. Pero es que hay otros. Y esto precisamente es la salud publica, que tiene una mirada que va mucho más allá de lo que es propiamente la salud física o mental de la ciudadanía. Estás mirando exactamente cuáles son los determinantes de salud y los determinantes sociales y económicos que afectan a la salud.

De hecho, usted lo dijo muy claro: si fuéramos Alemania cerraríamos más porque podríamos dar más apoyo a la economía.

— Lo tengo clarísimo. Si fuéramos Alemania habríamos podido indemnizar y subvencionar los negocios que han tenido que cerrar y que lo están pasando muy mal. Y hay mucha gente y muchas familias que dependen de estos negocios. Por lo tanto, aunque todo el mundo quiere trabajar, si al menos tienes asegurada una parte de tus ingresos, habríamos podido hacer cierres más largos. Y seguramente habríamos gestionado mejor la pandemia.

La gestión en Catalunya es muy diferente a la gestión en Madrid, y evidentemente hay muchísimos factores que intervienen en esta pandemia y muchísimos factores que intervienen en la mortalidad, pero nuestros datos nos dicen que hay una mortalidad superior en Madrid en todo el ciclo de la pandemia. ¿Usted comparte estos datos?

— Sí, comparto estos datos. Algunas veces he hecho manifestaciones en este sentido. Es decir, si las tasas de mortalidad que tiene Madrid las aplicáramos a Catalunya, pues tendríamos alrededor de 7.000 muertos más; ahora se lo estoy diciendo de memoria. Pero sí, comparto estos datos y es una decisión que cada cual tiene que tomar, una decisión de gestión. A ver, no es el único país que ha tomado este tipo de decisión. Suecia es otro. Y al principio había, entre comillas, seguidores de Suecia que después han tenido algunos problemas. Es el país nórdico que quizás lo ha llevado peor, desde el punto de vista de cifras. Quizás pueden mirar otras variables donde hayan dado mejor resultado. O recordemos también el gobierno de Boris Johnson en su inicio, que no es ni Bolsonaro ni Trump, no se lo estoy comparando en este sentido. Su anterior ministro de Sanidad hablaba de la inmunidad natural: es un virus; por lo tanto, dejemos que infecte. El problema que tenías es que es un virus que infecta pero que te deja a algunas personas muy graves.

El secretario de Salud Pública de la Generalitat y director del Institut Català de la Salut (ICS), Josep Maria Argimon

¿Se esperaba unas secuelas tan duras en la salud de las personas, unas secuelas tan largas inicialmente?

— No, claramente no. En un primer momento, y esto lo he declarado más de una vez, hicimos una cierta negación. Hablo no de cuando todavía estaba en China, porque en China saber los datos es muy complicado, lo digo así de claro, sino en Italia. Y todos tenemos compañeros, amigos, amigas que trabajan y viven en Italia. Por lo tanto, más o menos podíamos saber lo que estaba pasando en la Lombardía y hacíamos una cierta negación, excepto quizás el doctor Oriol Mitjà.

¿Usted ha dicho que mantendrá las restricciones actuales en Catalunya más allá del 7 de febrero?

— No, yo he dicho que esta es mi opinión y esto es una decisión muy coral donde evidentemente la mía es una de las opiniones, pero ni la única ni la más importante ni la que predomina.

¿La que predomina quiere decir que hay una tensión interna natural entre la economía y la salud a la hora de tomar decisiones?

— Tiene que haber esta tensión. Antes lo he dicho, las dos son muy importantes. A veces también decimos que se ha magnificado un poco esta tensión dentro del propio Govern. Yo aquí sí tengo que decir una cosa: a mí me lo preguntaron y yo dije "Mire, en algún momento, incluso es entretenido". Lo decía para quitar hierro a una cosa que sí es cierta, que es que se han tomado medidas. El día 21 de diciembre tomamos una medida muy drástica y dolorosa para el sector de la restauración, que es decir dos horas y dos horas [de apertura]. El día 7 de enero para el comercio, para todas las competiciones deportivas. Nosotros no tenemos competiciones deportivas federadas, pero estamos hablando no de profesionales sino de nuestros hijos, hijas, de los jóvenes... No todas las comunidades lo tienen. Es decir, hemos tomado muchas medidas que son duras, drásticas, intentando controlar lo mejor posible esta pandemia. Nos debemos de haber equivocado, alguna otra vez debemos de haber acertado, pero lo que quiero decir es que se magnifican mucho estas tensiones, pero se han tomado las decisiones y eso también se le tiene que reconocer al Govern.

¿En este momento, personalmente, usted sería partidario de que se cerraran fronteras como ha hecho Portugal?

— Yo lo que creo muy necesario es limitar la movilidad. Cuando la Unión Europea, por ejemplo, habla de los viajes esenciales, es muy complicado decidir qué es esencial. Pero lo que creo que es necesario es limitar la movilidad al máximo. Cerrar fronteras en Catalunya de momento no podemos hacerlo.

En este momento estamos en una situación complicada, que es esta variante británica que se está acercando. Estamos con muchas camas de UCI ocupadas, una situación bastante frágil.

— Estamos en una situación asistencialmente frágil, usted ha acertado la palabra. ¿Por qué? Porque en este momento tenemos a más de 700 personas en las UCI, casi 2.900 y pico de personas ingresadas, y a pesar de que la curva está bajando tímidamente, necesitamos bajar muchas semanas. Si siguiéramos bajando a este ritmo, el 14 de febrero, es decir, dentro de unos 15 o 20 días, más o menos, estaríamos a unos 2.000 casos al día. Hoy estamos a 3.000, o sea nos queda tiempo para llegar a un equilibrio de entradas y salidas en las UCI, que está con 1.000 personas infectadas al día, unas 7.000 a la semana. Y cuando lleguemos a este punto, tendremos que estar todavía unas semanas más para que las personas que estén en la unidad de cuidados intensivos puedan salir, pasar a planta o irse a casa. Porque ya sabemos que una persona que entra en la UCI está semanas, no días, ingresada.

Por lo tanto tenemos un margen estrecho.

— No tenemos margen. Porque, claro, si reduces a 60 –pongo esta cifra para poner una cualquiera– o a 500 y después vuelves a subir, partes de 500. En esta tercera oleada, en un mes hemos ingresado a 300 pacientes en las UCI y en una semana hemos ingresado a 100. ¿Qué quiero decir? Que si partes de 500, te puedes encontrar rápidamente en 800 en tres o cuatro semanas. La diferencia entre la segunda y la tercera oleada es que la segunda la empezamos con 140 personas ingresadas en las UCI y la tercera la empezamos con 320. Vino el puente del 6 y el 8 de diciembre y a partir de aquí volvimos a empezar a subir, pero empiezas a subir con 320 personas ingresadas en las UCI.

¿Por qué se nos ha escapado el virus a cada oleada?

— El virus normalmente va por delante nosotros. Un virus necesita replicar y replica rápidamente. También es verdad, por ejemplo, cuando he explicado ahora este momento del 6 y el 8 de diciembre, seguramente lo más idóneo, a pesar de que no somos Alemania, habría sido haber aguantado tres o cuatro semanas más. Nadie te asegura tampoco que con esto no crezcas después, porque recordemos desde cuándo está cerrada Alemania. Por ejemplo, todavía no tiene escuelas abiertas, ni las ha abierto. U Holanda, que también tiene una situación de cierre importante, y ahora además ha venido el toque de queda que es lo que ha encendido algo más los ánimos. Francia lleva mucho tiempo o ha estado mucho tiempo con la restauración cerrada y otros sectores del comercio cerrados. Es decir, es complicado.

Pero quizás podríamos haber hecho mejor los cribajes, por ejemplo.

— Cuando llegamos, una de las cosas que intentamos es ser proactivos y, por lo tanto, desde mediados de julio empezamos con toda esta política de cribajes. Por ejemplo, en esta tercera oleada hemos hecho 250.000 pruebas solo de cribaje, dos terceras partos de antígenos y una tercera parte de PCR desde el 7 o el 8 de noviembre hasta el 23 de diciembre, es decir, 250.000 pruebas. En estos momentos -ahora no hablo solo de cribajes, sino en general- de pruebas diagnósticas estamos haciendo unas 380.000 a la semana. Llevamos un ritmo de más de un millón al mes. Con esto hemos incrementado muchísimo nuestra capacidad, pero siempre se puede hacer mejor, evidentemente.

Hablemos de vacunas. Usted decía hace un momento que parece que las vacunas sirven para todas las cepas que estamos detectando.

— De momento sí.

Quería ir justamente a este "de momento", porque las verdades científicas son transitorias.

— Todas.

Por lo tanto, "de momento" ¿qué quiere decir? ¿Quiere decir si hubiera una nueva mutación o que temen que la variante brasileña, por ejemplo, no responda como la británica?

— Bueno, todo esto se tiene que mirar, porque por ejemplo con algunas de estas variantes Moderna ha dicho que su vacuna es eficaz. Ciertamente se ha mirado in vitro, y desde este punto de vista, como todo, lo tenemos que coger todavía con pinzas. De momento nosotros no tenemos detectadas estas cepas. Hay una sudafricana, si no lo recuerdo mal, pero no en Catalunya. No esperamos que esto se incremente, de momento. Nosotros siempre decimos "de momento". Lo que pasa es que este virus desde el comienzo ha mutado. Tiene más de 4.000 mutaciones, y es normal, es lo que hacen los virus: cuando van saltando van cambiando. Cuando hay una mutación bastante importante o a la que se agregan varias mutaciones, hablamos de nuevas variantes. Hay variantes que no tienen ninguna importancia epidemiológica o muy poca, y otras que sí la tienen. El virus seguirá mutando porque ahora lo someteremos a una presión muy importante -hablo globalmente, en todo el mundo- porque vacunaremos. El virus empezará a ver que no está tan cómodamente instalado en nuestra casa. Es un virus que está muy adaptado a nosotros, que tiene una mortalidad importante, del 1,5%, muy importante, pero no lo bastante como para que él también muera en el intento. Por lo tanto, salta, infecta y está muy adaptado. Cuando empiece a haber gente vacunada, gente inmunizada, no saltará tan fácilmente y, por lo tanto, su manera de sobrevivir será cambiar, mutar, y alguna de estas mutaciones puede ser epidemiológicamente más complicada. Ciertamente, y esto también lo tenemos que decir de las vacunas, cambiar el libro de instrucciones de una vacuna es relativamente sencillo: unas seis u ocho semanas, de forma que si alguna de estas variantes se tiene que cambiar, este libro de instrucciones se puede cambiar.

El secretario de Salud Pública de la Generalitat y director del Institut Català de la Salut (ICS), Josep Maria Argimon

¿El ritmo de la distribución de las vacunas inferior al previsto debido a los problemas de producción y suministro compromete el calendario de vacunación de las residencias, que era lo más urgente?

— No, yo creo que en estos momentos están en un 82% las personas que todavía no están vacunadas o bien porque han tenido infección y están todavía en esta fase en la que no las podemos vacunar o están sufriendo la infección activamente. Pero desde este punto de vista ya estamos poniendo segundas dosis. Esperemos que el lunes llegue lo que tiene que llegar. Pfizer ha dicho que sí; por lo tanto, a partir de aquí creo que en dos semanas ya tendremos vacunada a la gran parte de las residencies con dos dosis, excepto estos casos que he mencionado y que son casos que no pueden recibir ahora o una primera o una segunda dosis porque están en una situación de fase activa.

¿Cree que la mayoría de la población podría estar vacunada entre el verano y el otoño?

— Entre el verano y el otoño, si tenemos disponibilidad de vacunas, sí. Es que siempre estamos hablando de la disponibilidad de vacunas. La nueva ministra siguió manteniendo esta fecha del verano. Tendrían que llegar dos millones de dosis al mes.

¿Y a ustedes les dicen que llegarán dos millones de dosis al mes?

— No, no. Nosotros sabemos que tenemos comprometidas 60.000 dosis de Pfizer semanales durante 12 semanas. Esto es lo que tenemos comprometido. Más Moderna, que teníamos comprometidas 5.000 y pico unidades y que ya están administradas, y 8.000 que nos tienen que llegar esta semana, esperamos que sea el lunes o el martes. Tenemos comprometidas unas 84.000 dosis más de Moderna a lo largo del mes de febrero, pero no sabemos si vendrán con plazos de 20.000 cada semana o vendrán todas de golpe, y aquí nos hemos quedado. Y después tenemos que ver cuántas dosis llegan de AstraZeneca, que dice que lo que tenía comprometido para el primer trimestre lo tiene que reducir a un 60%. Y no sabemos nada de este contrato, lo cual es inadmisible. Esto se supone que es una sociedad democrática, participativa, a la cual todos contribuimos con nuestros impuestos. Yo creo que la Comisión Europea no puede permitirse firmar unos contratos con cláusulas de confidencialidad y que después resulte que no podemos saber nada. Esto no es aceptable.

Lo hemos explicado mucho, y lo único que sabemos es que la UE dice que no dejará exportar el material. ¿Cree que esto es viable?

— Sí que lo ha dicho, espero que sí, a pesar de que este no es mi campo. Sí que es verdad que, cuando negocias, tienes que negociar con todas las herramientas, todas las que tienes, y evidentemente primero empiezas explicando cómo puedes arreglar la situación y después se tendrá que poner todo sobre la mesa. Es decir, eso de "que no nos pillemos los dedos ni nosotros ni vosotros". Quizás es una expresión un poco demasiado coloquial, pero es así.

¿Qué opinión le merecen las personas, también políticos, que hemos sabido que se han saltado la cola de las vacunaciones? ¿Tendrían que ser sancionadas?

— Bueno, yo en principio siempre tengo que pensar que todo es de buena fe. Lo digo así de claro. Yo no juzgo, de entrada. La profesión de médico no juzga. Escucha, mira y hace diagnósticos y recomendaciones. También porque seguramente todo el mundo se pensaba que empezábamos una campaña de vacunación y que esto sería... Bueno, cuando hemos visto que quizás no hay tanta vacuna es cuando la gente ha reaccionado. Lo que sí le puedo decir es que no dar segundas dosis no tiene sentido. Es decir, si has vacunado, la segunda dosis se tiene que dar. Al final todo el mundo tiene que acabar vacunado. La sanción tiene que ser una sanción. Si es un político, una sanción más política, y aquí ya no me corresponde a mí decir cuál tiene que ser.

¿En el proceso de vacunación usarán grandes espacios, como por ejemplo museos?

— Quiero usar en algún momento los museos por una razón muy sencilla: creo que la cultura ha sido un elemento capital, sobre todo en la primera etapa de la pandemia. La gente que tenía que estar en casa escuchaba música, miraba Netflix, leía libros o salía al balcón a cantar. Por lo tanto, la cultura es parte de la solución, pero desgraciadamente la cultura no moviliza muchas masas. Así que un museo para nosotros es importante. También, como Institut Català de la Salut, tenemos proyectos para la recuperación emocional de los profesionales, como el Recuperart-19, que hemos hecho en 14 museos, entre ellos el MNAC, o el Arts in Health, que no viene desde el inicio del covid, sino desde hace tres años. Creo que el arte y la cultura ayudan a la salud, y creo que habrá un entendimiento. También tenemos otros espacios, pero creo que usaremos museos para llamar la atención a la ciudadanía de que nos tenemos que vacunar. Pesa más este elemento.

¿Sería simbólico?

— Esta es mi opinión.

Su opinión.

— Sí, es que siempre hay muchas opiniones en el departamento. Y que no se le escape la risa. Ahora estamos pensando en Lleida, donde tenemos un centro que está junto a un pabellón polideportivo y la cuestión se podría plantear. Esto tampoco lo decimos porque no hemos hablado con el Ayuntamiento todavía, pero sí, habría algunos espacios que podrían ser habituales y otros que serían más como usted ha dicho, simbólicos.

¿Esta pandemia, para sacar algo positivo, puede ayudar a prestigiar el conocimiento científico en nuestra sociedad? 

— Mire, sacaremos muchas cosas positivas: la primera, por ejemplo, es que toda la investigación ha sido abierta.

Internacionalmente.

— A diferencia de las cláusulas de los contratos, con la investigación el día 10 se publica el genoma para que todo el mundo pueda empezar a trabajar. A las revistas les cedes los derechos de autor, se lo cedes todo, hasta tu alma por lo que pueda pasar en otra vida, toda la información. Este es un punto clave. Y usted hablaba antes de la secuenciación del profesor Pumerola. Cuando les pedimos a los cuatro grandes centros que ahora pueden secuenciar, estamos pensando en una secuenciación no solo para el covid sino más allá, en una salud pública más del siglo XXI. En mayo entendimos que necesitábamos un seguimiento microbiológico diferente y una monitorització diferente y, por lo tanto, utilizamos unos fondos Feder para hacer un proyecto y una plataforma de secuenciación que vaya más allá de lo que pueda ser un centro de investigación.

stats