Sociedad  /  Educación 02/06/2022

El C1 de catalán será obligatorio para los profesores universitarios

Se creará un Erasmus entre universidades catalanohablantes dentro del plan pactado para fortalecer la lengua

3 min
La consejera de Universidades e Investigación, Gemma Geis

BarcelonaAnte la "delicada" situación que sufre el catalán, con todos los estudios alertando de un retroceso de su uso social , se ha generado un "latido" social para proteger la lengua, y la conselleria de Universidades e Investigación se ha tomado "como un deber y una responsabilidad" darle respuesta. Es por eso que en un acto que han calificado "de histórico" porque "no es de partido ni de Govern, sino de país", el departamento ha presentado el plan de fortalecimiento de la lengua catalana en el sistema universitario y de investigación. Entre las medidas anunciadas, destaca que los profesores universitarios tendrán que acreditar el nivel C1 de catalán (equivale al nivel de 4º de ESO) y que se impulsará un Erasmus a la catalana entre las universidades de Catalunya, el País Valenciano y las Islas Baleares. En total, se le destinarán unos 4,5 millones de euros.

"Teníamos que hacer esta aportación para sumar, a pesar de que tenemos muy claro que es más fácil criticar que construir", ha dicho la consellera, Gemma Geis. Basándose en un decreto del 2010, ahora para hacer docencia los profesores solo tienen que acreditar un nivel "suficiente" de catalán, y se permiten varios medios para hacerlo, entre los cuales está el certificado de nivel C pero también otras pruebas propias de cada universidad. En el nuevo plan presentado este jueves, las universidades se comprometen a dejar de aplicar esta vía no oficial, y los profesores solo podrán garantizar su nivel de catalán por la vía oficial. Y esto significa con el nivel C1. Lo tendrán que hacer los funcionarios y contratados durante más de dos años de las universidades públicas y privadas, los cuales ahora tendrán dos años de margen para acreditar el C1 y podrán acceder a cursos gratuitos, que se ampliarán. Se prevén algunas excepciones, por ejemplo, para el profesorado visitante, el profesorado emérito y el profesorado honorario, y se permitirá, también, eximir del C1 a los profesores que solo hagan investigación o docencia en lenguas extranjeras.

El objectivo, que ya firmaron los rectores de las 12 universidades catalanas hace unos meses, es que en 2025 el 80% de las asignaturas de los grados financiados con fondos públicos se impartan en catalán. En realidad, ahora ya muchos profesores ponen en sus planes docentes que darán clase en catalán, pero la conselleria ha recibido quejas (64 casos este año ) que aseguran que los profesores cambian al castellano por preferencias personales o porque lo pide algún alumno. El plan establece que los alumnos tienen que conocer la lengua de la asignatura antes de matricularse y que el profesorado "se tiene que comprometer a mantener la lengua anunciada".

Sobre el nivel de catalán del profesorado, el plan también prevé hacer un estudio del nivel de lengua de los estudiantes del máster de formación de profesorado de ESO, que son los graduados en cualquier carrera que quieren ser profesores de instituto. Conviene destacar que estos profesores tendrán que acreditar un C2 a partir del 2024 , es decir, que los profesores de ESO tendrán que tener un nivel de catalán superior a los profesores de universidad.

Erasmus Joan Fuster

Una de las novedades es desplegar un programa que imita el Erasmus pero en catalán. Se denominará Joan Fuster y facilitará la movilidad entre las 22 universidades de la Xarxa Vives de Universitats (las que están en territorios donde se habla catalán). Los intercambios de estudiantes empezarán el segundo semestre del 2023 y la beca será para cinco meses.

En relación a los alumnos, también se reforzará la acogida de estudiantes extranjeros en las universidades catalanas ampliando la gratuidad de los cursos de nivel inicial de 15 a 30 horas. "La mayoría de estudiantes de Erasmus prefieren aprender antes el castellano, pero creo que es un estereotipo: muchos descubren demasiado tarde las posibilidades que hay para aprender el catalán", ha lamentado Estelle Cretier, estudiante italiana ahora hace una estancia en la UB.

Marta Caballero llegó desde Toledo a Barcelona ahora hace dos años para hacer un doctorado. "Es un reto para mí, pero siempre he pedido que no cambien de idioma cuando me hablan y he escrito siempre los correos electrónicos en catalán", ha explicado, porque dice que es consciente de que las lenguas son "imprescindibles" para entender "la cultura, el pueblo y las ideas" de un país. Así mismo lo ha reivindicado, también, Josep Samitier, director del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC), y presidente de la Associació Catalana d'Entitats de Recerca (ACER): "La lengua no es una barrera, es un mecanismo de integración en nuestra sociedad. Tenemos que facilitar su conocimiento a quien quiera contribuir a hacer ciencia en nuestras instituciones", ha dicho.

En materia de investigación, el plan prevé más ayudas a las tesis doctorales en catalán (de 500 a 600 euros), un nuevo programa para fomentar la investigación y la divulgación en catalán y un impulso del catalán en las webs de los centros de investigación, entre otras.

stats