Entrevista
Estilo 11/09/2022

Laia Casadevall: "En el parto en casa tú mandas y el resto son invitados"

Comadrona y autora de 'Parir en casa'

6 min
Entrevista a la comadrona Laia Casadevall

BarcelonaEs uno en lo referente en las redes sociales, donde muchas mujeres hemos aprendido cómo es un parto fisiológico o como tiene que ser una cesárea respetada. Laia Casadevall (Vic, 1986) tenía claro desde muy pequeña que quería ser comadrona y fue a Inglaterra a formarse –porque es un país pionero en el parto respetado y la comadrona tiene un rol importante–, donde trabajó un tiempo en un equipo integrado que atendía partos tanto en el hospital como en casa. Cuando volvió a Catalunya se dedicó a atender exclusivamente partos domiciliarios. Es también activista en las redes sociales y vicepresidenta de la Asociación de Comadronas del Parto en Casa en Catalunya. Acaba de publicar Parir en casa (Vergara), donde desmonta mitos y aporta datos.

¿Por qué solo partos en casa?

— Porque es donde las mujeres y las comadronas pueden ser más libres. Es donde podemos ejercer al máximo nuestra autonomía porque no hay protocolos ni guías. En el parto en casa tú mandas y el resto son invitados a tu parto, no a la inversa.

¿Cómo ha evolucionado el parto en casa en nuestro país?

— Cuando llegué todavía se veía casi como una cosa clandestina, había muchos prejuicios y había miedo de los traslados al hospital porque no sabías cómo te recibirían, pero por suerte ha evolucionado. Los traslados hospitalarios, al menos en Barcelona, donde hay más, están muy aceptados y nadie te mirará de manera extraña. Quizás en pueblos más pequeños hay más reticencia o te puedes encontrar un recibimiento más hostil. Cada vez está más aceptado socialmente, a pesar de que todavía hay prejuicios y por eso he escrito el libro. Quería aportar datos objetivos. No son partos de mujeres hippies y desinformadas. Son mujeres con estudios universitarios, un nivel cultural medio-alto y muy responsabilizadas con su salud. Y cada vez hay más profesionales que, si bien no es la opción que desearían, la respetan. Es un derecho de las mujeres decidir dónde quieren dar a luz.

Uno de los argumentos que a menudo esgrimen los contrarios al parto en casa es: "Míralas, cuando hay un problema acaban viniendo al hospital".

— Sí, como si fuera un fracaso. Y es justo lo contrario. Un traslado seguro es un éxito del parto en casa y del sistema en general. El parto en casa es seguro porque son mujeres de bajo riesgo con un embarazo saludable que paren acompañadas de comadronas con formación y experiencia, y con condiciones, higiene y material adecuado. Y también es seguro porque las podemos trasladar en caso de necesidad. No es un fracaso. Siempre habrá un cierto número de mujeres que necesitarán intervención en el parto, pero es más bajo cuando la mujer planifica el parto en casa. Sabemos que cuando planificas el parto en casa el porcentaje de cesáreas es del 4%, mientras que en un hospital público es de un 25% y en uno privado, alrededor de un 30%. Y no hay diferencias en morbilidad y mortalidad neonatal o materna. El solo hecho de planificar un parto domiciliario te da más puntos para que sea un parto menos intervenido. Los traslados representan un 14% de los partos, pero la mayoría son traslados tranquilos –porque la madre requiere epidural, hay agotamiento materno o el parto se ha estancado–, pero no son por emergencias graves, que representan un 1% o 2% de los casos.

¿Entonces, los partos en casa son solo para las mujeres con embarazos de bajo riesgo?

— Sabemos que es muy seguro en mujeres con embarazos de bajo riesgo, que son la mayoría (70%-80%). La mayoría de las mujeres no estamos enfermas y el embarazo es un proceso sano y fisiológico, la mayoría podemos parir sin muchas intervenciones. Pero esto no excluye que hay mujeres que necesitan intervenciones y la recomendación es que paran en los hospitales porque tienen más riesgo de complicaciones. Aun así, no está prohibido. Si tienes un factor de riesgo, como una cesárea previa, no quiere decir que no puedas parir en casa, pero dejas de ser una mujer de bajo riesgo porque tienes una cirugía previa y tienes que saber los riesgos. Pero también tienes derecho a un parto domiciliario.

¿La edad materna también es un factor de riesgo?

— No quiere decir que una mujer de 40 años no pueda parir en casa. Si le das toda la información, las pruebas son normales, la mujer está sana y no tiene otros factores de riesgo, puede parir en casa si ella lo decide de manera informada. Se tiene que individualizar cada caso y no cerrar puertas.

També alegan, los profesionales que desaconsejan el parto en casa, que un parto es normal hasta que se tuerce.

— El problema es que los profesionales que no han visto nunca partos fisiológicos no confían en la fisiología y pocos profesionales han llegado a ver un parto fisiológico: sin vía, sin monitores, sin anestesia, sin guiar la postura... Y, cuando no lo has visto, desconfías porque tienes una visión del parto diferente. Y en los partos medicalizados es cierto que, en cualquier momento, la cosa se puede torcer. Cuando pones oxitocina o anestesia tienes que estar más monitorizada porque hay unos riesgos. Pero no es lo mismo en el parto en casa, donde respetamos la fisiología del parto y las complicaciones son anecdóticas. Y, si vemos que algo no fluye según los parámetros normales, somos las primeras que recomendamos el traslado. Los partos dan señales cuando hay una desviación de la normalidad y pocas veces se complican de la nada.

¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes?

— Las emergencias más frecuentes son hemorragia postparto, reanimación neonatal y distocia de hombros (cuando los hombros del bebé se enganchan a la pelvis de la madre). En estos casos, las comadronas estamos bien formadas, hacemos actualizaciones y llevamos el material y la medicación adecuados para resolver problemas. La mayoría se resuelven en casa y, si hace falta, trasladamos a la madre al hospital.

¿El sistema sanitario es receptivo en los partos en casa?

— Al final es una demanda de las mujeres. Pasamos de un extremo de parto en casa sin otras opciones a parto hospitalario sin otras opciones. Y nadie pidió la opinión a las mujeres. Y este paso en los hospitales se hizo independientemente de si son embarazos de bajo riesgo o de alto riesgo. El parto hospitalario no se ha demostrado más seguro para las mujeres de bajo riesgo. Las mujeres tendríamos que poder elegir entre dar a luz en casa, en un hospital, en centros de nacimientos... Se tiene que dar opciones a las mujeres para elegir dónde quieren dar a luz y es lo que están haciendo la mayoría de los países europeos desarrollados.

Los hospitales catalanes apuestan por las casas de nacimientos, ya hay dos. ¿Qué opina?

— Es una buena idea. El parto en casa nunca será una opción mayoritaria porque nos han hecho desconectar de nuestro propio cuerpo. Hay mujeres que necesitan la seguridad del entorno hospitalario y las casas de parto son muy necesarias para este grupo intermedio de mujeres, pero esto no quiere decir que no se tenga que ofrecer también el parto en casa, porque las mujeres tienen que poder elegir, y garantizar el parto en casa es un derecho.

Recientemente, las comadronas especializadas en el parto en casa os habéis reunido con el departamento de Salud.

— Hace años que intentamos luchar para que el sistema reconozca esta opción y la facilite, porque por ahora es un privilegio: cuesta unos 2.500 euros, aproximadamente. Las familias lo pagan de su bolsillo y se está vulnerando el acceso libre y equitativo porque solo lo pueden elegir las que se lo pueden permitir y tendría que ser accesible independientemente del nivel socioeconómico. Batallamos, pues, para que el sistema reconozca el parto en casa. No puedes integrarlo al sistema porque no hay dinero, pero sí que se podría reembolsar a las familias. Queremos ser pioneros en Catalunya. Creo que se conseguirá, pero no a corto plazo.

¿Habéis detectado más interés por el parto en casa?

— Sí, ha aumentado la demanda de partos en casa, pero no se pueden atender porque no hay suficientes comadronas. Si hubiera más comadronas, quizás habría más partos en casa, pero somos las que somos y la tasa de partos en casa no puede aumentar mucho.

¿Qué has aprendido después de atender más de un centenar de partos en casa?

— Lo que te enseña el parto en casa es que las mujeres son increíbles y poderosas, así como nuestros cuerpos, lo que hacemos es como un milagro. Cada parto tiene su magia y no hay ninguno igual. Todos son especiales y bonitos, y el vínculo que se crea con la familia es muy especial porque no solo atienes el parto, hay continuidad de cuidados durante el embarazo y el puerperio.

¿Por qué hace divulgación y activismo en las redes?

— Porque cuando volví de Inglaterra me di cuenta de que las mujeres aquí vivían una maternidad muy desinformada y desempoderada. Y el camino más fácil para llegar hoy a todo el mundo son las redes, es una vía para hacer llegar información gratuita y altruista para tener maternidades más informadas y libras.

stats