13/07/2021

Mueren por nuestra basura

3 min
Imagen de archivo de voluntarios recogiendo plásticos y desechos a la playa

En 2019 el Parc dels Aiguamolls de l'Empordà difundía en su Facebook una dura imagen. Una cigüeña colgaba estrangulada de una rama de un árbol, con una soga de plástico alrededor del cuello, justo delante de su nido y su pareja. El pájaro se había enrollado con un plástico deshilado, que probablemente había cogido de los campos del mismo parque natural o del vertedero cercano de Pedret i Marzà. Quizás quería hacer el nido más blando para los pollitos que estaban gestando o quizás simplemente lo había recogido por su apariencia comestible. 

Cada año centenares de miles de pájaros en todo el mundo experimentan muertes terribles a causa de gangrenas provocadas al enredárseles las patas en plásticos, estrangulamientos que pueden comportar asfixias repentinas o lentas u obturaciones del aparato digestivo cuando ingieren residuos generados por los humanos. Igual de dolorosas son cada año por el mismo motivo las muertes de centenares de miles de pescados, tortugas y mamíferos marinos como ballenas, delfines, marsopas, focas o leones marinos. Y las de otros muchos animales terrestres que confunden los plásticos con comida, que ingieren sin querer microplástics o que simplemente, para calmar el hambre, comen basura –con plástico, productos químicos y todo lo que contenga.

La emisión hace poco en el 30 minuts de Homo residus explicaba de forma sobrecogedora la saturación de residuos que tenemos en Catalunya y ponía de relieve un montón de cosas importantes pero que ignoramos: que producimos demasiados residuos, que reciclamos poco y mal, que una gran parte de los residuos no son reciclables y no los deberíamos ni producir, que hacen falta leyes más duras y políticos más valientes, que no podemos dejar la solución en manos de los productores de plásticos, que se puede vivir de forma diferente... El documental era impactante a pesar de que solo se centraba en la basura directa que generamos como consumidores y en su mala gestión. A todo esto le tenemos que añadir, además, los residuos indirectos que provocamos como consumidores, aquellos que causan las empresas en nuestro nombre –como los residuos de las granjas de animales, un problema de primera magnitud en Catalunya– y el impacto terrible que causan nuestros desechos no solo sobre nosotros sino, principalmente, sobre millones otros seres vivos. Esto último todavía está más desatendemos que la misma generación de los residuos.

En la sociedad humana, pobreza y residuos mantienen un vínculo inmoral. No solo contaminamos el planeta y ponemos en riesgo nuestra propia supervivencia, sino que lo hacemos y lo experimentamos de forma profundamente injusta y desigual. Aun así, no reaccionamos. La imagen de las montañas gigantescas de basura de los grandes vertederos, las “sopas” de plásticos en los océanos y mares (también en el Mediterráneo, infestado de microplásticos), las zonas “muertas” terrestres y marítimas por los derramamientos industriales y agrícolas... Nada de esto parece ser suficiente para despertarnos como sociedad. 

En el trasfondo, todavía más olvidados, millones de individuos de otras especies se ven dramáticamente afectados por nuestros residuos; individuos doblemente inocentes porque no tienen ninguna culpa pero no tienen manera de escapar de su impacto. Desde los animales que tenemos en granjas confinados con sus propios residuos, que después dispersamos por todas partes, hasta los animales que tienen que sobrevivir a nuestros desechos en ciudades, campos, montañas, ríos, mares y océanos. Aquí y en todo el planeta.

En India, miles de vacas supuestamente sagradas para el hinduismo son abandonadas una vez ya no son rentables. La mayoría de las vacas explotadas por su leche en la India son vendidas para carne, también en aquel país, pero muchas son simplemente “liberadas”. Estos animales malviven a partir de entonces deambulando por las calles de las ciudades, permanentemente hambrientas y expuestas a accidentes y enfermedades, alimentándose esencialmente de las enormes pilas de basura que hay por todas partes. El plástico que ingieren se les queda atrapado en el estómago y causa un envenenamiento y una obturación lentos y dolorosos. Se han llegado a sacar hasta 70 kilos de plástico del estómago de una sola vaca. Este plástico también es nuestro, cuando viajamos a India y consumimos allá.

Sugiero mirar a los ojos de todos estos animales inocentes, desde las cigüeñas del Empordà hasta las vacas indias, pasando por todos los animales confinados y los que viven en campos y océanos y se ven atrapados, malheridos, envenenados o estrangulados por nuestra basura, y preguntarnos: ¿qué sentido tiene este estilo de vida que convierte sus vidas y muertes en residuales y nuestros plásticos en prioridad?

stats