ANÁLISIS
Internacional 12/09/2021

Talibanistán: círculo cerrado

Los ataques del 11-S impidieron que los talibanes consiguieran el control de todo el país

Thomas Ruttig
4 min
Thomas Ruttig: Talibanistan: círculo cerrado
Dosier 20 años del 11-S Desplega
1
11-S: veinte años del atentado que nos cambió a todos
2
El 11-S y los otros catalanes
3
Barcelona y Cambrils: El yihadismo autóctono
4
Talibanistán: círculo cerrado
5
Robert Riley, excónsul de los EE.UU. en Barcelona: “Nunca se volvió al ritmo de antes del 11-S”
6
Michael Lomonaco, chef del restaurante de las Torres Gemelas: "Ayudar a las familias de las víctimas me permitió mirar adelante en la vida"
7
Phyllis Rodriguez, madre de una víctima del 11-S: "Mi compromiso con la no-violencia y la reconciliación se ha profundizado desde 2001"
8
"Hubo un antes y un después para los derechos humanos a raíz del 11-S"
9
Nadia Ghulam: "Las imágenes de los atentados las vi muchos años más tarde, en 2010, cuando ya estaba en Catalunya"
10
Alexander García, militar que perdió una pierna en Afganistán en 2011: "No quiero volver a revivirlo todo, estoy sobrepasado"
11
Adsel Sparrow: "Toda mi vida hemos estado en guerra en Oriente Medio"
12
El 11-S que nos explicó la ficción
13
“O estáis con nosotros o estáis con los terroristas”
14
La guerra en Afganistán, un puro teatro
15
Bin Laden, el hombre más buscado del mundo
16
Estados Unidos: Conflicto fuera o dentro
17
Europa, de la fractura post 11-S a la emancipación transatlántica
18
Al Qaeda, una red global para exportar el terror a todo el planeta

Tal vez parece paradójico, o incluso cínico: para Afganistán los atentados terroristas del 11-S fueron, en parte, una suerte. Reincorporaron al país en la lista de prioridades de los países occidentales en materia de política exterior, de la que había sido expulsado el 14 de febrero de 1989, tras la retirada de las últimas tropas soviéticas. Fue la última gran batalla de la Guerra Fría: una de las superpotencias -la URSS- se implicó de pleno y salió derrotada, mientras que la otra, los EE.UU., dio un apoyo indirecto a la resistencia antisoviética a través de Pakistán.

Después, sin embargo, los Estados Unidos y sus países aliados observaron, sin comerlo ni beberlo, cómo sus antiguos colaboradores en la guerra antisoviética, los muyahidines, sumían Afganistán en un conflicto de facciones y frustraban así las esperanzas de la población de normalizar y reconstruir el país. Aquellos líderes muyahidines, que con sus combatientes lucharon durante diez años contra los invasores soviéticos con el apoyo de Occidente, China y los regímenes árabes (a pesar de que muchos de ellos estaban lejos del frente de batalla), no pudieron o no quisieron repartirse el poder para hacer lo que los afganos esperaban de ellos. A pesar de sus discrepancias, los Siete de Peshawar -un grupo conocido también como Haftgana y formato por siete tanzims (organizaciones) de muyahidines suníes con base de operaciones en Pakistán- se unieron para negar a los Ocho de Teherán -una alianza más pequeña, llamada Hashtgana y compuesta por facciones chiitas que tenían el apoyo de Irán- una participación equitativa en la futura administración. Los dos grupos eran islamistas y habían sido promovidos y protegidos por el dictador militar pakistaní Zia ul-Haq y por el régimen del imán Khomeini, respectivamente. Los no islamistas de la resistencia antisoviética inicial -los militantes de izquierdas, los nacionalistas laicos y los monárquicos- acabaron marginados, incorporados por la fuerza en las filas de los muyahidines o asesinados. Estos hechos fueron la semilla de los conflictos que tuvieron lugar en Afganistán después del 2001.

Las atrocidades cometidas durante la guerra de facciones propiciaron la aparición del movimiento talibán. A pesar de que sus líderes habían formado parte de los muyahidines, optaron por no involucrarse en las luchas por el poder. Las comunidades locales les pidieron ayuda, primero en Kandahar, su provincia natal. Pronto, sin embargo, los talibanes se extendieron por todo el país, desarmaron todas las facciones contrarias y en 1996 conquistaron Kabul. Declararon el emirato islámico, en un momento que lo controlaban todo salvo unos cuántos focos de resistencia en el país. El gobierno norteamericano ya había tanteado la situación para adaptarse a lo que parecía que tenía que ser el nuevo régimen, basándose en el interés de varias compañías petroleras que pretendían construir un gasoducto en Afganistán. Un hombre aconteció ya entonces clave en estas gestiones, Zalmay Khalilzad, que más tarde se convirtió en el “virrey” norteamericano en Afganistán y, en 2020, firmó con los talibanes el acuerdo para la retirada de las tropas norteamericanas.

Los ataques del 11-S impidieron que los talibanes consiguieran el control de todo el país. Los Estados Unidos decidieron perseguir no solo a Al Qaeda, que había perpetrado los atentados, sino también a sus anfitriones, los talibanes, ajenos a los preparativos de los ataques. Los EE.UU. pusieron toda su influencia al servicio de lo que quedaba de los enemigos de los talibanes, los muyahidines de la Alianza del Norte, que llegaron al poder a raíz de la caída del régimen talibán y la fuga de sus líderes, sobre todo en Pakistán. La Alianza gobernaba a través de Hamid Karzai, el presidente títere.

Una serie de factores hicieron que la intervención liderada por los Estados Unidos perdiera gran parte del apoyo de la población: la corrupción endémica cada vez más generalizada dentro del nuevo gobierno afgano; la actitud arrogante de los Estados Unidos, a pesar de afirmar repetidamente que Kabul llevaba la iniciativa; el número cada vez más alto de víctimas civiles causadas por los ejércitos de los EE.UU., los aliados y el gobierno mismo; las violaciones de los derechos humanos por parte de los servicios de inteligencia y la policía del país; la manipulación constante de las elecciones a favor de los candidatos favoritos de los Estados Unidos; el mal uso de la sociedad civil como pobre ornamento de lo que evolucionó hasta convertirse en una democracia solo de fachada; la incapacidad para mejorar la vida de una gran mayoría de la población y sacarla de la pobreza, y una fractura social cada vez más profunda.

Al final, la presidencia de Ashraf Ghani era una burbuja vacía con un ejército de 300.000 soldados; un ejército desmoralizado por la corrupción y la indiferencia de su propio gobierno y la promesa incumplida de los EE.UU. de una retirada bajo unas determinadas condiciones. En lugar de cerrar un acuerdo de paz con los talibanes y esperar hasta que como mínimo se empezara a entrever un final para esta guerra de 40 años, las fuerzas norteamericanas se limitaron literalmente a apagar las luces. En su última base militar, Bagram, un temporizador dejó las instalaciones a oscuras 20 minutos después de que se elevara el último avión norteamericano: fue así como los “socios” del ejército afgano se enteraron de lo que pasaba. La evacuación de sus militares, mal organizada e incompleta, con decenas de miles de aliados afganos abandonados, acabó de forma caótica y con una masacre al exterior del aeropuerto de Kabul, en la que los militares norteamericanos, en la confusión posterior al atentado suicida de Estado Islámico, fueron responsables de muchas muertes que en cambio fueron contabilizadas como víctimas del ataque. Pocas horas más tarde, los Estados Unidos atacaron con drones los supuestos cerebros del atentado, si bien después resultó que eran familias afganas comunes.

Al cabo de pocos minutos los talibanes entraban por fin al aeropuerto de Kabul, tras haber vuelto a controlar el conjunto del país. Hacía casi 25 años que habían conquistado por primera vez la capital afgana y casi 20 que los habíamos dado por derrotados y desaparecidos después de la intervención liderada por los Estados Unidos, que empezó el 8 de octubre de 2001.

Thomas Ruttig es codirector de Afghanistan Analysts Network

Dosier 20 años del 11-S
Volver al índice
stats